Studio Ghibli, tres momentos en la filmografía del estudio

La magia del Studio Ghibli no dejará de sorprender nunca

Cuando supimos que El viento se levanta era la última película de Hayao Miyazaki, se intuía que el Studio Ghibli podría pasar un mal momento. En los últimos días lo hemos podido corroborar con el ambiguo anuncio de Toshio Suzuki, otro de los fundadores, en torno a la pausa que se tomará el estudio de animación para determinar el camino a seguir ahora que el gran maestro no estará más para regalarnos sus historias. Un auténtica pena que nos lleva a volver la vista atrás para recordar los buenos momentos que nos ha brindado el estudio de animación. Aquí repasamos tres de las películas que hicieron de la mano de Miyazaki.

Las películas del Studio Ghibli llevan el sello de la fantasía. - tuitéalo     Su capacidad de generar mundos dentro de nuestro propio mundo es completamente alucinante. El paso de uno a otro se da con una gran facilidad y nuestros sentidos no oponen resistencia alguna. El cielo y el bosque son los escenarios predilectos de Miyazaki y sus compañeros de Ghibli. En ellos se dibujan las alternativas a una realidad en la que nunca nos deja entrar de lleno. Ya tenemos bastante de ella, mejor hacer volar la imaginación y adentrarse en los rincones donde el niño que llevamos dentro puede recrearse. Un respiro a lo cotidiano a través del juego animado del color. La pausa del estudio nos deja sin ese viento fresco en el mundo de la animación. Pero, mientras tanto, podemos volver a lo que ya tenemos entre manos para disfrutar de una infancia infinita.

Mi vecino Totoro, la imagen del Studio Ghibli

La película que se transformó en la imagen del Studio GhibliSin duda la película más representativa del Studio Ghibli. No por nada adoptaron la imagen del personaje principal como su marca. La que fuera calificada como la mejor película de animación de la historia, logró convertir a ese espíritu del bosque, Totoro, en un auténtico personaje de culto. Además, se pueden ver ya las líneas de discurso que acompañaran las historias de esa dupla Miyazaki-Ghibli: la infancia que se enfrenta con la adversidad, los mundos imaginarios que acuden en su ayuda para hacer las situaciones más llevaderas y una resolución donde lo invisible convive sin problemas con lo visible. La vida en el campo y la tuberculosis serán referencias constantes haciendo que las historias tengan un cierto aroma a montaña mágica.

Thomas Mann se convierte en un referente desde el inicio de las historias de Miyazaki. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Los personajes son de lo más entrañable, de esos que se instalan muy cómodamente en la memoria negándose a partir. Desde el trío de Totoros que viven en el alcanforero hasta los duendes del polvo que volveremos a encontrarnos al final de este artículo. Guiños que se pueden encontrar por todo el trabajo del estudio y que hacen de las películas un auténtico mundo paralelo, es decir, una armónica unidad. Claro que en esta película el Gatobús tiene un lugar más que especial para quienes, como yo, somos fanáticos de los gatos. Mientras tanto están los humanos: el niño que poco a poco se enamora de su vecina, la abuela siempre dispuesta a dar una mano, los padres que se esfuerzan por no preocupar a ese par de niñas que son el vehículo entre los dos mundos. El mundo es más amable cuando lo habitamos imaginando. - tuitéalo     Eso es lo que nos recuerda el vecino Totoro.

Nicky, la aprendiz de bruja

Una producción temprana del Studio GhibliMi vecino Totoro. En ella encontramos de nuevo el tema de la infancia y su tránsito hacia la madurez. La diferencia es que ahora estamos de lleno en un mundo diferente: uno donde las brujas salen de sus casas para encontrar trabajo en las ciudades. Se mantiene la división entre un mundo mágico y otro más real, pero en este ambos conviven sin que por ello la llegada de la bruja deje de ocasionar asombro. De hecho, Nicky llega a una gran ciudad donde la magia parece haber perdido su fuerza, por lo que tiene que optar por una profesión alternativa para ganarse la vida: la mensajería. Algo un poco duro para una niña de 13 años que no podía esperar más para comenzar su viaje hacia la madurez.

“Nicky, la aprendiz de bruja” es una de las joyas más discretas del Studio Ghibli. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El mensaje se conserva en esencia, pero la forma de transmitirlo cambia un poco. Esto hace de Nicky, la aprendiz de bruja una película sumamente interesante cuando se pone en perspectiva con el resto de la filmografía del Studio Ghibli. Seguimos con la niña que cree en el poder mágico de la imaginación, pero esta vez no se genera un mundo a su alrededor sino que es ella la que debe llevar la magia a un contexto en el que se le necesita. En otras palabras, Nicky es Totoro saliendo de su bosque para cumplir la tarea de invitar a creer en la magia. Curiosamente, lo que le hace ganarse el cariño y favor de la gente no es necesariamente su capacidad de volar en su escoba o el hecho de que pueda hablar con su amigo felino. Es su gran corazón, su empeño y valentía, valores todos muy humanos, los que le ponen en la mira para reivindicar el valor de las brujas. Dicho sea de paso, el giro que se le da a esta figura es simplemente brillante para el año en el que se estrena la película (1989). Una niña bondadosa y bruja no era precisamente lo más recurrente hasta entonces. Una pequeña joya que puede pasar un poco desapercibida dentro de la filmografía.

El viaje de Chihiro, la cima de la animación

La decimotercera película del Studio GhibliDe nuevo tenemos ese momento de tránsito y frontera entre la niñez y la madurez que coincide con la frontera entre lo fantástico y lo real. Un recurso simplemente genial de Miyazaki para llevarnos de la mano en un viaje por el que ya hemos pasado, pero que nadie ha dicho que no volveremos a pasar.

Una doble frontera se dibuja en la maravillosa historia de Chihiro. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En este caso Chihiro cuenta con la ayuda de Haku, con quien se había encontrado ya antes aunque la memoria no les permita recordar exactamente dónde y cuándo. El villano recae en la avariciosa bruja (está sí una bruja como las que conocemos) Yubaba que, además, tiene su doble benigno: Zeniba. El truco está en conseguir trabajar en los dominios de Yubaba que, de inmediato, se apodera del nombre de quien firma el contrato. Es así como ejerce un dominio y como se marca el ciclo que ha de recorrerse: devenir otro para reconocer lo propio y reclamar el nombre perdido. La inocencia y el buen corazón de Chihiro le ganan amigos de inmediato (los duendes del polvo entre ellos). Entre ellos está el Sin Cara que tiene la peculiaridad de tomar la personalidad de aquellos a quienes devora. Pero Chihiro da muestra de su capacidad de ver más allá de las apariencias para salvarle de una abominable transformación. De nuevo son las virtudes las que sacan adelante al héroe de la historia que cumple así el rito de paso hacia la siguiente etapa.

El Studio Ghibli se toman un descanso y el gran Miyazaki se retira. El mundo de los espíritus se pone triste porque pierde esas voces que tanto y tan bien hablaba de él. Pero el camino esta trazado, hemos visto ya un poco del poder de una historia que no renuncia a lo invisible. Podemos volver a estas películas, recordar y recrear lo que nos propone. Mientras tanto damos las gracias a Ghibi por esas pinturas mágicas y esperamos que la pausa sea breve pero productiva. Que encuentren su propio vecino Totoro para que la inspiración vuelva a las pantallas a través de sus plumas. Aquí estaremos esperando junto a los dioses silenciosos que han dado forma a nuestra infancia todavía latente y ansiosa de su magia.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

4 comentarios

  1. Bolboreta Papallona   •  

    Gracias Carlos. Sé a quién le voy a enseñar este artículo… seguro que le gusta… y, de paso, veré si puedo ver alguna de las películas sobre las que nos ilustras en su compañía.

    • Carlos Girón   •  

      ¡Qué intriga mi querida mariposa! Espero que sea del agrado del amante del anime misterioso. Mientras tanto, gracias por tu comentario y no dejes de darme tus impresiones cuando pases por alguna de estas maravillosas historias. ¡Abrazo lepidóptero!

  2. Pingback: Crear un hashtag: construyendo el gran coro de la red

  3. Pingback: El porvenir del planeta de los simios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.