El espectro político: izquierda y derecha según Bobbio

Izquierda y derecha como conceptos del espectro político

Uno de los binomios más escuchados cuando se habla de política es, sin duda, el compuesto por izquierda y derecha. Conceptos que se han convertido en auténticas etiquetas que no solamente hablan del espectro político, sino que incluso pueden llegar a tener connotaciones morales. Todo producto de un proceso de sobrecarga semántica. En otras palabras, algo que le debemos a nuestra gran afición por colgarle sentidos y significados a las palabras. No obstante, el inicio del binomio izquierda y derecha es completamente anecdótico: el acomodo dentro del recinto legislativo de la fuerzas políticas en Francia después del proceso revolucionario dio como resultado que aquellos afines al viejo régimen quedaran a la derecha y los republicanos defensores de los derechos civiles a la izquierda. Nada más y nada menos.

Parece increíble que algo tan sencillo como eso terminara por determinar nuestra manera de hablar y entender el espectro político. Es por eso que lo primero que habría que decir es que no hay que tomarse tan en serio esta división, pues se trata de una que es producto más del azar que de una meditada reflexión política. Pero, dada su popularidad, puede usarse como referencia siempre y cuando estemos dispuestos a pensar las múltiples posibilidades intermedias. La polarización, como sabemos, no suele traer buenas cosas. - tuitéalo     Para ello te invito a revisar la propuesta del italiano Norberto Bobbio.

Izquierda y derecha, entre la libertad y la igualdad

Tras pasar revista a diferentes criterios que se han postulado para diferenciar entre derecha e izquierda, Bobbio propone dos criterios básicos para definir el espectro político: libertad e igualdad. Para comprender esto debemos tener en cuenta que cuando hablamos de espectro político se rechaza, de antemano, la posibilidad de hablar de Derecha e Izquierda, así, con mayúsculas, como si habláramos de agua y aceite intentando convivir. Mucho más conveniente es hablar de izquierdas y derechas, en plural para que quepa la posibilidad de acercamientos y distancias entre ellas.

Libertad, igualdad y autoridad sirven para definir el espectro político. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

De esta manera, tenemos por un lado el igualitarismo entendido como una tendencia a recalcar aquellos elementos que convierten a los hombres en iguales y no tanto lo que los convierte en desiguales. En concordancia, se favorecen las políticas que tienden a convertir en más iguales a los desiguales, es decir, lo que tiende a acabar con las desigualdades en general. En cuanto a la idea de libertad se piensa en la misma línea: no basta con tener iguales libertades, sino también tener igual posibilidad de gozar de cada una de ellas. Pues, de lo contrario, tendríamos una actitud autoritaria.

Este par, libertad (status de las persona, bien personal) e igualdad (comunidad, bien social), se ve complementado con la díada libertad–autoridad que le permite a Bobbio distinguir entre moderados y extremistas para armar la siguiente propuesta de continuum:

a) Extrema izquierda: igualitarios y autoritarios (jacobinismo)
b) Centro izquierda: igualitarios y libertarios (socialismo liberal)
c) Centro derecha: no igualitarios y libertarios (partidos conservadores y democráticos)
d) Extrema derecha: antiliberales y antidemocráticos (fascismo y nazismo)

Espectro político contra el binomio amigos y enemigos

Como puedes ver, una postura como esta se opone a la típica visión dualista de la política que plantea las cosas en términos de amigos y enemigos. Se trata de una invitación a dejar de pensar la política como el lugar del antagonismo entre estos dos bandos. Como ya decíamos al hablar del extremismo político, el que no haya lugar para terceras posiciones o matices, ni un lugar para posiciones neutrales, lleva a la configuración de escenarios poco deseables. La apuesta por un espectro político con izquierda y derecha como guías, si se quiere, pero no como polos irreconciliables, invita al diálogo más que a la eterna confrontación. La política sin diálogo es como tirar dardos a ciegas en medio de la feria. - tuitéalo    

La simplificación amigos o enemigos se opone a la pluralidad de posturas políticas. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

La guerra, de hecho, es la forma extrema de esta visión. En ella no hay sino victoriosos y derrotados. Para ser de los primeros, que es lo que todos buscan evidentemente, se pueden establecer alianzas con el enemigo del enemigo y el amigo del amigo en contra del enemigo del amigo o el amigo del enemigo. En otras palabras, no hay diálogo entre posturas, sino conflicto que no cesa en la medida en que se cae en una posición paranoica que exclama: conmigo o contra mí. De ahí que sea necesario apostar por una orientación conceptual que abra el abanico de las posibilidades para encontrar puntos de contacto entre las posiciones políticas. Claro que para ello habría que pedir que cada grupo piense, medite, lleve a consenso y defina claramente sus prioridades. ¿Parece demasiado?

Otras posibilidades para izquierda y derecha

Por otro lado, comparando los criterios de Norberto Bobbio con los de alguien como Octavio Rodríguez Araujo, podríamos encontrar algo más cercano a lo que estamos acostumbrados. Para éste último, son la dominación y el interés de clase los que definen o distinguen entre izquierda y derecha. Araujo reconoce cierto grado de razón a los criterios establecidos por Bobbio, pero para él es la dominación la que genera desigualdad, por lo que hay que abandonar “máscaras” para llamarle a las cosas por su nombre.

Dominación e interés de clase nos dan otra lectura del espectro político. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Además, un enfoque que parte desde la lucha de clases inherente al capitalismo, pone un acento en el hecho de que este interés de clase incluye el acceso a recursos necesarios para cumplir varios tipos de metas u objetivos (empezando por los básicos como el alimento y la vivienda). No se descubre nada nuevo si decimos que las clases dominantes llevan ventaja en este tipo de cosas, por lo que estaríamos de vuelta con un esquema similar al que dio nacimiento a izquierda y derecha como categorías del espectro político. Esto en la medida en que la libertad y la igualdad planteados por Bobbio son pensados como consecuencias de una dinámica en donde la dominación y los intereses de clase resultan determinantes.

Sin embargo, los criterios propuestos por Araujo parecen ser más parciales que los de Bobbio. Esto quiere decir que al plantear libertad e igualdad como valores en torno a los cuales se puede distinguir entre izquierda y derecha se dejan las cosas más abiertas. No hay una identificación inmediata de un bando u otro con un valor, por lo que no estamos condicionados a pensar que una posición es más deseable que otra. De esta manera se cumple en mayor medida con una imparcialidad esperada en este tipo de planteamientos.

Araujo, por su parte, al plantear un término como dominación e identificar una postura favorable a este elemento con una de las partes, le genera inevitablemente una preferencia y favorece una calificación negativa de la otra. Con esto no rompemos el juego de los buenos contra lo malos y no nos abrimos al pensamiento de la diversidad. Pero bien dicen que para gustos…

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

11 comentarios

  1. #Jerby   •  

    El actual escándalo de las tarjetas ‘negras’ donde estaba pringado todo el espectro político, sindical y empresarial, hace pensar que un esquema más adecuado sería el de arriba-abajo.

    El partido ‘Podemos’ ha sabido utilizar dicho esquema con unos resultado que saltan a la vista. Este fin de semana, tienen un evento que puede condicionar toda la política española.

    • Carlos Girón   •  

      Mi querido ratón. El arriba y el abajo estarían muy bien si se pudiera quitar del todo la referencia al cielo y al infierno. Por eso mejor una estructura plural y horizontal de conceptos siempre funcionará mejor o al menos eso me parece. Pero para estas cosas el tiempo siempre tiene una mejor respuesta. Habrá que preguntarle. ¡Abrazo roedor!

  2. Jacinto Martin-Prat Valls   •  

    Gracias por la nueva bocanada de inteligencia y cultura en estos tiempos penosos para nuestro pais y para muchos otros.Solo haría un apunte a tu exposición:No hay duda,que la exposicion de Bobbio es brillante y muy explicativa.Quizás falte el análisis de incidencia política sobre la realidad actual.Me explico:este S XXI está sorprendiéndo con la ingente cantidad de problemas que surgen por todas partes.Algunas las venimos arrastrando desde mediados del anterior siglo o antes – desigualdad, emi – graciones masivas de paises pobres a ricos,y la gravísima situacion medioambiental, de la que depende el futuro mas cercano y de la que ningún pais se da por enterado.Otras,mas recientes,como el desmantelamiento y eliminacion controlada de todos los controles democráticos,los sistemas de protección ciudadana,desde la sanidad,las ayudas a los millones de parados,y un larguísimo y escalofriante etc.Hasta llegar al punto que en este pais nuestro,se puede afirmar con rotundidad,la inexistencia de un sistema democrático,desmantelado con verdadera saña,por aquellos que lo deberian defender y con nuestra aquiescencia pasiva propia de individuos orwellianos.Claro,todo esto que comento,es de acuerdo a tu comentario.He de confesar que no he leido el texto de Bobbio que,igual,si hace referencia a estos temas.
    Saludos afectuosos Carlos.

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Jacinto! En Bobbio puedes encontrar prácticamente todos los temas que mencionas. Quizá haría falta el tema del cambio climático que de momento no tengo claro si lo llegó a tocar en alguno de sus textos y que, en efecto, es uno de los temas fundamentales. Por otro lado, creo que el problema de la democracia no sólo está del lado del poder que se incluye en la palabra misma, sino también en el papel de ese “demos” que tampoco atina a articularse de la mejor manera. Esto no significa que se tengan que optar por medidas radicales o grandes levantamientos, sino que, desde mi perspectiva, iniciar aclarando el panorama desde los conceptos que acompañan el andar político es ya un gran e importante paso. Claridad en las peticiones, no nada más pedir más democracia. Que está muy bien, pero importa mucho decir, cómo es que se quiere y para qué se quiere. Si nos ponemos a dialogar seguro que avanzamos en el camino y le ponemos las cosas más complicadas a quienes han sumido el asunto en un mar de confusiones. ¡Muchas gracias por tu comentario!

      • Jacinto Martin-Prat Valls   •  

        “Diálogo” es algo así como ‘palabra o discurso que va de un lado a otro’, ‘discurso cruzado’, ‘intercambio de palabras’. Obviamente, para que las palabras vayan de un lado a otro o se intercambien tiene que haber al menos dos personas.Y dos personas con intención de intercambiar no de vapulearse a la vuelta de la esquina,de aniquilarle,de borrarle.
        Gracias a ti por comentarme y proponerme mas ideas.Saludos.

  3. jony   •  

    Hola Carlos!
    Ahora la cuestión no es si un partido polítici es de izquierdas o derechas; el escándalo público provocado por el Gobierno español y sus antecesores, te hace pensar si la izquierda es tan buena o la derecha es tan mala.
    Creo que una política democrática no se asemeja en absoluta de la española.
    Como bien dice3 #Jerby, PODEMOS está haciendo todo lo contrario (o eso parece) y su repercusión es más que evidente.
    Si la política de mabosd bandos fuera justa, quizás hoy en día todos tendríamos una vida mucho mejor 🙂
    Un abrazo!

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Jony! Justo ese es el asunto: proponer conceptos que nos ayuden a dejar de lado las valoraciones en términos de blanco o negro. Se trata de ir más a fondo para destacar lo que realmente importa: las ideas detrás del discurso. He seguido un poco a la distancia lo que hace Podemos. Algunas cosas me parecen muy buenas y otras no tanto. Pero como ya digo, ahí sólo el tiempo. ¡Un abrazo!

  4. Félix Redondo   •  

    Buen reportaje. Aunque hay algo que me llama la atención. El nazismo aparece como de extrema derecha, cuando nazismo significa “nacional socialismo”. Da que pensar.

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Félix! Precisamente por eso es importante tener este tipo de conceptos en el horizonte. La cosas no siempre son lo que parecen porque la interpretación tanto del concepto de nación como del socialismo pueden incluir una profundo autoritarismo y, por tanto, una anulación de las libertades. Es mejor ver el programa político, la agenda que se propone y desde ahí valorar dónde se ubica cada uno. ¡Muchas gracias por el comentario!

  5. SC   •  

    ¡Me ha gustado mucho este ensayo! Los extremos ¿Para qué sirven? aparte de crear un “ellos” y un “nosotros”, un “allá” y un “aquí”…aunque parezca ligero, en medio de esos espacios cabe el universo entero. Cuando se trata de buscar diferencias que separen, entonces las palabras en vez de informar o formar más bien, deforman, claro, dependiendo de la boca que las produce. A veces, buscando la “igualdad” se cae en el populismo, que traducido en la práctica, lamentablemente, tienen a crear a unos más iguales que otros, lo peor es que luego, de allí, se suscita la nefasta cadena de repeticiones desafortunadas, entonces, nuevamente directo a los extremos. Esa cadena debe romperse, contenidos como los aquí expuestos, ayudan a la reflexión y ese camino jamás estará en una punta. Saludos. SC

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos! Muchas gracias por el comentario. Sin duda esto de polarizar es una estrategia efectiva para conseguir victorias electorales, pero las consecuencias para la necesaria pluralidad de la sociedad son regularmente nefastas. Eso es justo lo que espero se pueda difundir: no hay que tener miedo a la diversidad de ideas porque es ahí donde podemos encontrar muchas salidas. Así, en plural: muchas. ¡Gracias por pasar por este rincón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.