“El hombre más buscado”, adiós al gran Seymour Hoffman

Seymour Hoffman nos regala su última gran actuación en esta película

El cine ha sufrido grandes pérdidas en este año. Apenas en febrero el mundo del espectáculo se vestía de luto con la sorpresiva partida de Philip Seymour Hoffman. Todavía no terminábamos de acostumbrarnos a la ausencia cuando Robin Williams se unió a la lista de grandes talentos que abandonan de manera prematura el mundo.  Sin duda dos de las grandes figuras de la pantalla en los últimos años y dos de mis favoritos. Una película con su nombre era una garantía de un buen espectáculo, aunque sólo fuera por disfrutar de la capacidad de transformación y recreación para dar vida a los más dispares personajes.

En el caso de Seymour Hoffman, ganador de un Oscar por el personaje de Capote en 2005, se encargaba de dar una fuerza incomparable a aquellos a los que prestaba su piel. En este caso estamos ante la última película que hizo completa, pues la segunda parte de la conclusión de Los juegos del hambre requerirá de la tecnología para hacer presente al ahora fallecido. En El hombre más buscado, da vida a Günther Bachmann, un espía de Hamburgo que está detrás de la pista de terroristas musulmanes. La película está basada en la novela de un especialista en estos temas del espionaje: el británico John le Carré. La combinación, de entrada, tiene muy buena pinta.

La ambientación perfecta para Seymour Hoffman

Una simple variación en el tono de voz, una forma de terminar las palabras, un acento prestado de una cultura ajena. Pequeños cambios que el actor realiza para transformarse en ese espía que busca una salida, que quiere hacer bien su trabajo. Esto no significa entregar al delincuente o prender fuego en el nido de ratas. El espía quiere desmantelar las estructuras que permiten la operación de una red de terroristas sin sacrificar a los inocentes. Pero la presión de la cúpula de poder es mucha, sobre todo cuando estamos hablando de los responsables de los atentados del 11 de septiembre.

Seymour Hoffman nos regala una última muestra de su gran talento. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El papel está hecho a la medida de Seymour Hoffman. El detective Bachmann es un ser reservado y cauteloso. Mide muy bien sus pasos y parece tener una relación fría con su entorno. Como siempre, la clave está en su pasado: una misión fallida que pesa sobre sus espaldas le hace preocuparse por los resultados de este nuevo encargo. Todo debe ser perfecto, el margen de error es mínimo y detrás de él está el gobierno alemán que no tolera errores (ni metáforas). Además, la embajada de los Estados Unidos está ya metida en la trama, pero Bachmann no quiere hacer las cosas a la manera descuidada y radical de los americanos.

En suma, todo el peso de la misión está sobre la espalda del Günther Bachmann que encarna en uno de los pocos actores que son capaces de hacerte sentir esa presión pero dejando que la película fluya como si el trabajo fuera sencillo. No se permite un solo gesto de más, no hay exabruptos, pero uno distingue cómo la bomba de energía se va preparando. El momento de máxima tensión, la jugada maestra antes de decir jaque mate, y el desenlace que culmina en un grito justo, medido, preciso. Magistral la interpretación, aunque lamentablemente la última. Seymour Hoffman cierra la película en silencio, con su expresiva mirada que no necesita líneas de diálogo para decirnos que está profundamente decepcionado.

Las piezas en el tablero de El hombre más buscado

Inevitable centrarse en el trabajo del Philip Seymour Hoffman, pero hay que decir que el reparto es bastante bueno. A destacar particularmente el trabajo de Willem Dafoe como Tommy Brue y la aparición de Robin Wright en un papel que recuerda demasiado al de House of Cards, por más que se tiña el cabello de negro. Algo que hace todavía más evidente lo importante que es saber marcar distancia de los grandes papeles en la filmografía de un actor. De cualquier manera, el conjunto funciona de manera armoniosa con Rachel McAdams y Grigoriy Dobrygin acompañando la línea principal del argumento. 

El frío va desde el ambiente hasta las relaciones entre los personajes. La ambientación es perfecta. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Con estos elementos el director Anton Corbijn se pone manos a la obra. Durante toda la película se logra transmitir el frío de la ciudad que también está presente en las relaciones entre los personajes. Hay tímidos intentos de romper este gélido ambiente, pero siempre en el marco de una trama que exige la desconfianza. No se sabe si se puede confiar en el otro y las precauciones nunca sobran. La traición, de hecho, puede llegar desde cualquier punto y su aroma nos llega a cada instante.

Hamburgo aparece gris, se nos muestra su rostro sucio y descuidado. No estamos ante una película con los altos mandos detrás de sus escritorios, los detectives en persecuciones infinitas y balas por todas partes. Estamos ante un film que nos narra una lenta partida de ajedrez, un trabajo de inteligencia que se mueve con pasos firmes y bien meditados.

Poco a poco vamos conociendo los detalles de los personajes y cuando menos lo esperas estás ya enganchado a la historia sintiendo con ellos la tensión del momento. A veces el ritmo se vuelve un poco lento, pero todo es parte de la misma idea: no hay necesidad de apresurarse, no hay que hacer las cosas a la americana. Si te gustan las buenas películas de detectives, con una trama interesante y bien pensada, aquí tienes una muy buena opción. Si buscas escenas de acción quizá es mejor que sigas buscando en la cartelera. Por lo pronto con esta buena película decimos adiós a un grande, adiós a Philip Seymour Hoffman.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

4 comentarios

  1. #Jerby   •  

    Es difícil comentar una película de una actor fallecido. Entre otras cosas, porque no tienes ya al actor para comentar los comentarios de los críticos…

    • Carlos Girón   •  

      Muy complicado de verdad. Además del asunto de los comentarios, desde que la estás viendo sabes que es la última vez que se transforma y el resto será recuerdo. Pero eso sí, su trabajo se disfruta como siempre. Un gran actor de verdad. ¡Abrazo roedor!

  2. Hemos Visto   •  

    Este ha sido un año trágico para la industria del cine, Hoffman era uno de esos actores con enorme potencial y que sabía escoger perfectamente el papel.
    Una auténtica pena que ya no esté entre nosotros

    • Carlos Girón   •  

      Trágico de verdad. No me perdía ninguna película con él porque verlo en la pantalla es un auténtico lujo. El rey ha muerto, qué viva el rey. ¡Muchas gracias por el comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.