De la singularidad escondida en lo evidente

El anonimato en público es la constante

Salgo a pasear, la calle está repleta de gente con lenguas de lo más variado. Ahí van los de ojos rasgados que parecen intimidarse al primer cruce de miradas. Pero son también los más agradecidos cuando, por casualidad, encuentras la manera de indicarles el camino. Una, dos, tres reverencias mientras articulan un gracias y esbozan una sonrisa. De pronto me topo con una pareja de cabello rubio y ojos azules. Caminan con seguridad, la cabeza siempre levantada. Un cierto aire de dominio acompaña sus pasos. Sus preguntas son concretas y de inmediato asumen que compartes su idioma. Los americanos agradecen...
Sigue leyendo...

Carta al amigo que está leyendo

Dos figuras fundamentales del pensamiento

Querido/a lector/a: Un amigo intemporal tenía la sana costumbre de escribir cartas a quien estimaba. En ellas quedaba encerrado el aroma de su concepción de la vida, la forma en la que creía que debíamos comportarnos y lo esencial de un conocimiento que no puede disociarse de la experiencia vital. Buscaba enseñar a enfrentar el dolor a través de razonamientos sencillos, como aquel que muestra el sinsentido de la preocupación por la muerte. Es una cuestión de tiempos: cuando llega ya nos hemos ido y cuando todavía no está carece de sentido la angustia. Sabio como pocos nos decía que...
Sigue leyendo...