Notas sobre la lógica cordial

La lógica cordial pertenece al ámbito del corazón

Hace unos días que el mundo de los blogs vio con tristeza la partida de la araña Blogramé. Durante las próximas semanas recuperaré aquí los textos que estaban en esa bella tela que con mucho cariño se había fabricado. Será este un homenaje a la esa lógica cordial que nació en el rincón menos esperado, pero que precisamente por eso ha mostrado el rostro de un posible milagro en la red. Espero que disfrutes tanto como yo recordando estas letras. Te dejo en las mejores manos: las de una araña que seguro seguirá dando sorpresas. Mira cómo corren las palabras....
Sigue leyendo...

Formar y educar: el alumno tiene la palabra

Formar y educar son actividades relacionadas pero no iguales

Las palabras son pequeños baúles que esconden siempre sorpresas. Acercase a ellas es ponerse en disposición de aventura y de viaje: la historia es su aroma y, como con la magdalena de Proust, podemos terminar por visitar tiempos y tierras que parecían perdidos. Hablamos ya por aquí de la enseñanza de la virtud, particularmente de la prudencia, pero eso me ha dejado una pregunta abierta: ¿es lo mismo enseñar que educar? ¿Formar y educar se dan en el mismo contexto institucional? Estas palabritas fueron las guías para reflexionar en torno a este tema que es, sin lugar a dudas, uno...
Sigue leyendo...

Enseñar la prudencia en el siglo XXI

Enseñar la prudencia a través del ejemplo de Sócrates y su discurso veraz

¿Es posible enseñar la prudencia? La pregunta podría ser incluso más amplia y abarcar a cualquier otro valor o virtud. ¿Cómo se enseña una virtud? No es una pregunta novedosa en la historia del pensamiento, pero he vuelto a ella gracias a mi hermana que no deja de prepararse y que ha descubierto ahora una pasión por la enseñanza que me llena de alegría y orgullo. El hecho de que el problema se presente de esta manera dice ya bastante sobre el tema: enseñar la prudencia, o cualquier otra virtud, no es un asunto que competa en exclusiva al docente,...
Sigue leyendo...

El poder de las ideas

El poder de las ideas está en que pueden cambiar el mundo

La primera imagen que se me ocurre para ilustrar el poder de las ideas está ligada a esa gran película del muy cuestionable Christopher Nolan: Inception. “Tu mundo no es real…” Una idea tan sencilla plantada en lo más profundo de la conciencia es más que suficiente para que sus raíces lo engullan todo. Sí, en una frase de cinco palabras se encierra un poder inmenso para mover el tapete de la realidad y desestructurarlo todo. El desenlace en la película, como sabemos, es fatídico. El poder de las ideas es así: una luz que bien puede ser una estrella...
Sigue leyendo...

¡Quiero ser emprendedor!

Antes de ser emprendedor hay que pensar la estructura de poder que hay detrás

No quiero engañar a nadie con el título del artículo: quiero ser emprendedor es una exclamación dicha con ironía. Me interesa darte a conocer aquí un par de argumentos del filósofo surcoreano Byung-Chul Han. Las ideas son bastante críticas con respecto a la realidad que vivimos. De manera que quien de verdad afirme con todas sus fuerzas esa mágica frase: quiero ser emprendedor, quizá será mejor que se detenga aquí aunque el texto no tenga ninguna intención de persuadirle con respecto a lo contrario. Los argumentos que aquí recupero, por el contrario, intentan dar un mayor sustento a lo que ya reflexionamos...
Sigue leyendo...

Sobre la experiencia de la lectura y el conocimiento pasional

El conocimiento pasional es producto de una experiencia de lectura del mundo

Uno de los temas preferidos de este espacio, y uno de los que mayor debate suele generar, es el de la interpretación. Pues bien, como todo saber se suele fundamentar en una tradición y ésta se compone de un corpus de textos, hoy vamos a hablar de la lectura. Interpretar, en efecto, es también leer el mundo. Noción clásica que puede resultar chocante para quien no gusta de objetivar el mundo de esta manera; pero si lo pensamos como una experiencia de lectura quizá la cosa cambie. Vamos a seguir para ello las ideas del profesor Jorge Larrorsa. ¿Me acompañas? Vamos...
Sigue leyendo...

Notas sobre la microsociología de Goffman

Una propuesta de Goffman para analizar la vida cotidiana desde el teatro

Erving Goffman es considerado como el padre de la denominada microsociología que no es sino una sociología que no se ocupa de los problemas macro del ámbito social, sino que se centra en la interacción en escalas reducidas. Ámbitos como el de la familia y la pareja pueden ser objeto de estudio de esta variante de la sociología que, dicho de manera general, se preocupa por cómo de la interacción social se van derivando distintos roles que orientan el comportamiento. Puede que te parezca un rollo un poco denso, pero creo que es interesante conocer esta posición que bien podría...
Sigue leyendo...

De la singularidad escondida en lo evidente

El anonimato en público es la constante

Salgo a pasear, la calle está repleta de gente con lenguas de lo más variado. Ahí van los de ojos rasgados que parecen intimidarse al primer cruce de miradas. Pero son también los más agradecidos cuando, por casualidad, encuentras la manera de indicarles el camino. Una, dos, tres reverencias mientras articulan un gracias y esbozan una sonrisa. De pronto me topo con una pareja de cabello rubio y ojos azules. Caminan con seguridad, la cabeza siempre levantada. Un cierto aire de dominio acompaña sus pasos. Sus preguntas son concretas y de inmediato asumen que compartes su idioma. Los americanos agradecen...
Sigue leyendo...

Carta al amigo que está leyendo

Dos figuras fundamentales del pensamiento

Querido/a lector/a: Un amigo intemporal tenía la sana costumbre de escribir cartas a quien estimaba. En ellas quedaba encerrado el aroma de su concepción de la vida, la forma en la que creía que debíamos comportarnos y lo esencial de un conocimiento que no puede disociarse de la experiencia vital. Buscaba enseñar a enfrentar el dolor a través de razonamientos sencillos, como aquel que muestra el sinsentido de la preocupación por la muerte. Es una cuestión de tiempos: cuando llega ya nos hemos ido y cuando todavía no está carece de sentido la angustia. Sabio como pocos nos decía que...
Sigue leyendo...

Mallarmé o de la renuncia a la realidad

Poeta francés que también gustaba de la reflexión

Paul Valéry, poeta francés, hablaba de la ética del artista, de su necesidad de un trabajo constante y arduo para ofrecer una obra capaz de generarse su propio auditorio. Stéphane Mallarmé, uno de los grandes poetas del siglo XIX, bien puede ser el mejor ejemplo de esta ética que se define con la siguiente máxima o propósito: someter a la voluntad reflexiva la producción de una obra, sin que esta condición rigurosa, deliberadamente adoptada, altere las cualidades esenciales, el encanto y la gracia que debe tener y propagar toda obra que pretenda seducir a los espíritus con los goces del...
Sigue leyendo...