Ingmar Bergman: la condición humana, el cine y la realidad

El último gran film de Bergman donde se condensan todas las temáticas de su obra

La experiencia de adentrarse en una sala de cine puede ser vista como una analogía de la condición humana. Sentarse en la butaca y disponerse a presenciar una historia construida desde el ámbito de la ficción, es disponerse al engaño para dialogar con ese otro que, valiéndose de esa extensión de la mirada que es la cámara, quiere mostrarnos algo. La pregunta por el qué es posible conocer se transforma entonces en qué me puede dar a conocer una ficción, esto es, una película. Desde este punto de vista, te invito a visitar brevemente a uno de los cineastas más...
Sigue leyendo...

“El gran hotel Budapest”, la comedia de un mundo que se desvanece

Una de las estrellas que participa en la película

Wes Anderson es un director que posee ya un estilo, tiene una estética particular que acompaña a su singular manera de contar historias. Esto último es algo que se se agradece siempre: lograr contar una historia es tener la mitad del camino recorrido en un arte que juega con imagen, sonido y tiempo. No es que esto sea lo único, pero sí que se trata de un elemento que, si se ausenta, debe ser bajo la red de seguridad de un conjunto de elementos que den soporte a la obra. Anderson no tiene estos problemas. Narra y lo hace con...
Sigue leyendo...

“Tiempos modernos” que son ya un clásico

Todo un clásico del cine

Nada como empezar por los clásicos. Remontarse a esos primeros pasos del cine ayuda a constatar lo válido y valioso que puede ser el recurso al blanco y negro, la poca falta que hace una trama compleja y lo importante que es dotar de sentido a una historia. Nadie como Charlie Chaplin para mostrar una y otra vez el valor del ingenio para arrancar una sonrisa con muy poco. Una de las películas icónicas del actor y director inglés es Modern Times, o Tiempos modernos, de 1936. En ella comparte la pantalla con la bellísima Paulette Goddard con quien se...
Sigue leyendo...