Superman, el viacrucis de un héroe en la pantalla grande

La historia Superman ha sido recuperada vinculándola con la moral cristiana

Cuando Nietzsche hablaba del superhombre no imaginaba a un sujeto usando los calzoncillos por encima de los pantalones. El super que antecede a la palabra man en Superman nos habla de ese estar sobre o por encima del hombre. Pero en el caso del filósofo alemán tenemos una invitación a ir más allá de lo que marca ese concepto de hombre, mientras que la versión del superhéroe de Jerry Siegel muestra una apariencia de hombre que es más que hombre. La variación en la interpretación es sutil, pero muy importante en el resultado. Lo que vemos en el mundo del cómic, y su salto a la pantalla grande, es una proyección de sueños y fantasías de lo que podría ser un hombre con una fuerza extraordinaria y una moral intachable.

Yo os enseño al superhombre. El hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo? Friedrich Nietzsche

El segundo de los elementos es el que seguramente le provocaría a Nietzsche una nausea tremenda. Aquel que nos llama a la transfiguración de todos los valores no podría haber generado esa imagen de un superhombre. Para él esta figura representa a aquél que es capaz de generarse sus propios valores, aquel que tiene la fuerza suficiente para romper las tablas de la ley para darse su propia ley. Un concepto que habría que desarrollar en otra oportunidad, pero que de momento nos sirve para decir que no habría nada más contrario al planteamiento nietzscheano que un hombre de fuerza descomunal educado en la moral de un campesino estadounidense. Aunque para el país americano fue como ponerles un espejo: el poder del músculo contra los enemigos, pero siempre bajo el escudo de una moral inmaculada.

Superman y Clark Kent, ego y álter ego

La bondad del héroe, su vocación de servicio y aprecio por todo lo humano le vienen de una educación de lo más tradicional y humilde. Algo nunca mejor dicho dada la conexión con la tierra que tiene el padre adoptivo de Kal-El. Pero las habilidades extraordinarias del niño caído del cielo deben ocultarse o maquillarse. Es así como se genera un álter ego, un yo alternativo al poderoso hijo de Krypton. Este juego fue maravillosamente interpretado por Tarantino en unas líneas de Kill Bill 2:

Superman no se convirtió en Superman. Superman nació siendo Superman. Cuando se levanta por la mañana él es Superman. Su álter ego es Clark Kent. Su traje rojo con la gran “S” es la manta con la que estaba envuelto cuando era bebé y los Kent lo encontraron. Esa es su verdadera ropa. Lo que Kent usa –las gafas, el traje de ejecutivo– ese es el disfraz. Es lo que Superman usa para mezclarse con nosotros. Clark Kent es como nos ve Superman. Y cuáles son las características de Clark Kent. Es débil… es inseguro… es un cobarde. Clark Kent es la crítica de Superman a toda la raza humana.

Sumamente interesante la interpretación. Agregaría el matiz de que no es tanto una crítica sino una muestra de los valores que intenta defender la sociedad americana. Aquí está el trabajador humilde, el buen ciudadano que esconde detrás un soldado aguerrido y prácticamente invencible. Sé un buen ciudadano mientras detrás están estos colores que castigarán con su fuerza cualquier injusticia. Ahora bien, este conjunto de elementos han sido trasladados del mundo del cómic al de la pantalla grande y chica. No siempre con demasiado éxito, y es que encontrar el enfoque adecuado no es de lo más sencillo.

Del dibujo a la realidad: el tino y la mala fortuna

Superman apareció por primera vez en 1938, pero no fue sino hasta 1978 que llegó con fuerza a las salas de cine. La elección del actor que encarnaría al superhéroe no pudo ser más acertada: Christopher Reeve. No es algo sencillo dar con alguien que logre dar vida de manera creíble al tímido y amable Clark Kent e interprete al mismo tiempo al poderoso Superman. Transmitir los valores del campo estadounidense y tener al mismo tiempo esa sonrisa de autosuficiencia del héroe que se sabe invencible, requiere de una capacidad de interpretación importante. Claro que siempre ayuda contar con un guión que se apegue a las ideas fuerza del personaje.

Interpretar a Superman es una tarea más compleja de lo que parece. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En el caso de esta versión las cosas salieron bastante bien. Tanto que se filmaron cuatro películas con el nacido en la ciudad de Nueva York en 1952. Claro que la vida no carece de ironía, y el actor que dio vida al hombre de hierro terminó sus días en una silla de ruedas tras un lamentable accidente al caer de un caballo. Aunque no fue el único de los participantes en la saga de Superman que tuvo un final trágico. George Reeves, su antecesor como Superman en la serie de televisión, fue encontrado muerto de un disparo. Algo que hizo que se llegara a hablar de una maldición de Superman. Las películas de Superman entraron en un largo receso sólo interrumpido por un intento bastante pobre de revivir la historia donde la habían dejado. Superman Returns fue un verdadero fracaso a pesar de contar con un villano de lujo como Kevin Spacey como Lex Luthor.

Nolan, ¿al rescate?

Entonces aparece Christopher Nolan, el inglés que logró recuperar a Batman de una serie de terribles películas. Lo hace como productor y participando en el guión, mientras que Zack Snyder se pone detrás de las cámaras para dirigir. Pero lo importante está en la orientación de la película, en el guión que nos centra justamente en esa dualidad de la que antes hablamos. El hombre más fuerte de la Tierra debe contenerse mientras ve morir a su padre adoptivo que, así, le da una última y fundamental lección de valor. La historia se vuelve a encarrilar después de un desafortunado extravío, pero, para mi gusto, se ha decantado demasiado hacia lo moralino (nada raro en Nolan).

Nolan llegó para revivir la historia de Superman, pero con su peculiar tono moralino. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En Man of Steel Nolan se encarga de hacer énfasis en todas y cada una de las coincidencias entre Jesucristo y Superman. El niño venido del cielo cuyo verdadero padre no es el de este mundo, el sacrificio que tiene que hacer en nombre de toda la raza humana, la misión que su padre celestial le da para inspirar a la humanidad, la esperanza como su máximo símbolo, etc. Así que en esta vuelta a la historia del superhéroe volvemos a estar en contacto con lo que implica ser un hombre en la tierra que es más que un hombre. Pero si Nietzsche levantara la cabeza volvería a caer en el sueño eterno al percatarse de que Cristo, su antivalor, ahora usa capa roja y unos prominentes pectorales.

El andar de la historia de Superman en la pantalla grande se ha convertido en un verdadero viacrucis. Ahora estamos a la espera de que se den a conocer más detalles de la siguiente estación donde Batman y otros héroes se unen a la fiesta. Superman volvió haciendo énfasis en sus valores humanos con tonos de moral cristiana. - tuitéalo     Ya veremos qué es lo que resulta en ese proceso para llegar a la Liga de la Justicia, valor que ya acompaña al título de la siguiente entrega. ¿Será que Nolan nos regalará su versión de la justicia divina a través de los héroes de DC Comics? Ver para creer, dijo aquel de la Biblia.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

12 comentarios

  1. Carolina   •  

    Hola Carlos,
    yo estudié a Nietzche en el instituto en dos asignaturas: Filosofía y Religión Católica. Nunca entendí qué era para él eso del superhombre. Un día lo comenté con mi hermano y me dijo: “Está claro. El superhombre es Dios”. Pero ¿como que Dios si para Nietzche Dios no existe? En fin, que ese hombre no estaba muy bien de la cabeza…
    Y las películas, geniales todas!!!
    Un abrazo 🙂

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Carolina! Pues no sé si llamarle Dios a eso que Nietzsche llama superhombre. De cualquier manera será un tema siempre interesante para debatir y dialogar. Ya lo retomaré en la primera oportunidad que tenga. ¡Un abrazo!

  2. #Jerby   •  

    Creo que los tiempos están cambiando, entre Superman y la PAH, prefiero la PAH:

    http://afectadosporlahipoteca.com/

    Como diría Serrat, que no hagan falta ni más héroes ni más milagros para adecentar el local…

    • Carlos Girón   •  

      Mi querido ratón, habría que subrayarle lo de los milagros al señor Nolan que se empeña en hablar de ellos en sus películas. Coincido en que hoy necesitamos más el anonimato de los héroes que supone siempre la valentía del colectivo. ¡Abrazo roedor!

  3. Bolboreta Papallona   •  

    Las mariposas nos interesamos por otro tipo de héroes… pero esa es otra historia.
    Sí, Carlos, poco que ver con el superhombre de Nietzsche y demasiada moralina…

    • Carlos Girón   •  

      Sobre todo en esta última versión querida mariposa. Me parece que esta es la más descarada de todas versiones del discurso de Nolan, así que ya veremos qué ofrece en próximas entregas de la saga. Mientras tanto te prometo para mañana hablar de una heroína de las letras (y no estamos hablando de drogas). ¡Abrazo lepidóptero!

  4. Desarrollo Personal   •  

    Hola Carlos!

    Me parece una buena critica la que hicisite,

    Particularmente me gusta muchos ver ficcion de este genero, porque me recrea y me conecta con mis hijos.

    Para mi es jugar con mis hijos como hijo tambien!

    Jamas llegue a pensar cosas como “Clark Kent es la crítica de Superman a toda la raza humana”

    Superman, Batman, Linterna, Hulk, Thor, son 2 horas de efectos especiales para que disfrute mi ser inmaduro, que ojala viva y comande una parte de mi vida, hasta que muera

    PD: Me olvide del Capital America y Iron Man

    😉

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos! La reflexión sobre Clark Kent es de Tarantino, pero me parece que es sumamente acertada. Por otro lado, yo también me divierto mucho con este tipo de películas. Claro que es complicado quitarse las gafas de la propia formación, así que hay detalles que no puedo dejar de notar. Eso sí, mientras estoy dentro de la sala disfruto de lo lindo. Ya después hay tiempo de ponerse delante de la pantalla para dar cuenta de los detalles. ¡Muchas gracias por el comentario!

  5. Carlos Girón   •  

    ¡Saludos Edmundo! Muchas gracias por el comentario. Acabo de descubrir que había quedado en la zona de spam. Estoy completamente de acuerdo contigo, es un personaje que resulta insípido más allá del contexto americano que seguramente se identifica con él. Vamos a ver cómo les va ahora que se encuentran en la pantalla grande, aunque debo confesar que me da algo de miedo ya el discurso que está manejando Nolan. Es cada vez más descarado. A ver qué ofrece con esta película. ¡Un abrazo!

  6. Pingback: "Perdida", el nuevo rostro de un psicópata de película

  7. Pingback: El poder de las ideas

  8. Pingback: "El alma apalabrada", relatos de la intimidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.