¿Qué es la filosofía de la cultura?

Respondemos a la pregunta qué es filosofía de la cultura desde la perspectiva de Mario Teodoro Ramírez

Vamos a hablar de cultura, pero más particularmente de filosofía de la cultura. Estos términos compuestos pueden llegar a sonar como a menú de restaurante: ¿con qué quiere usted acompañar su plato de filosofía? Pero, como quiero contarte de la mano de Mario Teodoro Ramírez, la cosa no siempre es así. Mi querido maestro se pregunta en un artículo de la revista Devenires lo siguiente: ¿Qué es filosofía de la cultura? Dentro de la interesante respuesta encontramos una afirmación particularmente relevante: hoy no hay más filosofía primera que la filosofía de la cultura. Algo que nos llevará a ver todo un programa filosófico explicado en su libro Filosofía culturalista (Morelia, 2005).

Esto es lo que significa que la filosofía de la cultura es hoy la filosofía primera: que no hay más filosofía primera. Que lo primero es la mediación, el símbolo (Cassirer), el signo (Derrida) o el ‘simulacro’ (Delueze).

Esta singular afirmación se encuentra en el apartado que corresponde a la relativización del objeto de la filosofía, es decir, donde aparece la idea de que no sólo la cultura se ve afectada por la perspectiva filosófica, sino que también la filosofía es alcanzada por la perspectiva cultural. Es en esta medida que puede comprenderse la razón por la que la cultura es pensada aquí como una “instancia primigenia, originaria, y densamente compleja y problemática”, y no como un objeto dado y cerrado en sí mismo que puede ser estudiado desde una perspectiva externa al mismo, como sería el caso de un acercamiento filosófico.

Filosofía de la cultura, porque la filosofía es de la cultura

La cultura, en tanto que dimensión universal y orden de la mediación generalizada, se encuentra ineludiblemente presente en todas las dimensiones del pensamiento y de la vida humana. De esta manera, este orden primigenio (la cultura) afecta y relativiza –en tanto que orden del artificio y del azar– todo aquello que quiera presentarse como un en sí, es decir, hace que las posiciones que pretenden brindar un saber prístino e inmaculado sean, cuando menos, algo sumamente cuestionable. Pues “los hechos se dan siempre en un marco de comprensión e interpretación –en el marco pues de una cultura.”

No hay hechos, sólo interpretaciones. Friedrich Nietzsche - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Nietzsche aparece entonces con su célebre afirmación: “no hay hechos, sólo interpretaciones”. Idea muy cercana a la afirmación que nos ocupa: “Esto es lo que significa que la filosofía de la cultura es hoy la filosofía primera: que no hay más filosofía primera. Que lo primero es la mediación, el símbolo (Cassirer), el signo (Derrida) o el ‘simulacro’ (Delueze).” Ante lo cuál tenemos dos posibilidades de interpretación derivadas de la ambigüedad del “no hay más”, a saber, que dado el contexto del que partimos no es posible hablar más de filosofía primera o bien que si hemos de hablar de filosofía primera ésta no puede ser otra que la filosofía de la cultura.

¿Filosofía primera o filosofía de la cultura?

Con respecto a la primera opción hay que decir que la noción de filosofía primera, proveniente de Aristóteles, hace referencia a la búsqueda de las causas primeras y, de manera más específica, al estudio del ente en cuanto ente. La metafísica aparece en este contexto justo como esa filosofía primera. Hablamos entonces del estudio del sustento de lo físico, de las primeras causas, de un pensamiento de orden general y abstracto. Pero, ¿es posible tal conocimiento cuando se asume la cultura como orden primigenio? La respuesta inmediata sería que no, ya que la aparición de este orden universal de la mediación, como ya hemos dicho, relativiza todo conocimiento en sí.

Mario Ramírez dice en su libro Filosofía culturalista que una ontología de la cultura no es una mera reflexión sobre el ser de la cultura, sino que se trata de una reflexión sobre el Ser desde y a partir de la cultura.

El ser de la cultura está articulado al Ser en general, esto es, que no existe comprensión ontológica fuera de una cultura: que existen, por ende, diversas formas de comprensión del Ser y que, finalmente, todas éstas –es decir, todas las culturas y todas las específicas formas culturales– valen igual, tienen la misma dignidad, y merecen todas algo más que nuestro respeto o la simple conmiseración: merecen nuestro compromiso a interrogarlas, interpretarlas y reconstruirlas, es decir, a mantenerlas vivas y vivientes.

Así, podemos decir que no se trata de abandonar un pensamiento “a la metafísica”, sino de completarlo desde una perspectiva cultural, es decir, pensar el Ser en general sabiendo desde y hacia donde se piensa. Puede pensarse, pues, el Ser en general en la medida en que es el pensar mismo el que esta culturalmente situado y contextualizado.

De nuevo la interpretación se cruza en el camino

No se trata de negar la posibilidad de una filosofía primera, sino que, si es que queremos hablar de ella, hay que buscarla en la filosofía de la cultura. ¿Acaso la cultura no aparece como una paradójica causa primera en la medida en que es pensada como instancia primigenia y originaria? La cultura es paradójica en la medida en que es pensada aquí como primera al mismo tiempo que compleja y variada, es una pero múltiple. Además, en este contexto aparece de manera recurrente un elemento primordial para la propuesta de Mario Teodoro: la interpretación.

La filosofía es un ejercicio crítico necesario dentro de la cultura. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En efecto, el hecho de que la filosofía primera deba ser buscada en la filosofía de la cultura implica una concepción particular de la primera en su relación con la segunda. Decíamos ya que la filosofía no se mantenía en un estado impermeable o como figura externa y ajena a la cultura, sino que ésta lograba afectarle. Existe entonces una determinación cultural de la filosofía en la que ésta es tanto

un elemento de la dinámica cultural en general como que es parte de una tradición cultural específica. […] Básicamente, podemos definir culturalmente a la filosofía como el medio a través del cual la cultura se comprende críticamente, o como la forma de pensamiento que tiene por objeto comprender, cuestionar y evaluar el sentido de las posibilidades de la cultura en sus diversos ámbitos y esferas.

La filosofía de la cultura se presenta como una actividad primaria dentro de la dinámica cultural, esto es, como ejercicio crítico-reflexivo necesario dentro de la cultura.

El diálogo hermenéutico como horizonte de comprensión

No obstante, esto no termina por dejar en claro el papel de la interpretación en el proyecto culturalista de Ramírez. Ante esto el autor nos dice: “La interdeterminación filosofía–cultura es un proceso hermenéutico y no un proceso objetivo, es un proceso expresivo, simbólico, y por ende, dinámico y complejo; no es un mecanismo simple, cierto y definitivo. [Se trata más bien] de autodeterminación: una autodeterminación cultural de la filosofía concomitante de una autodeterminación filosófica de la cultura”. De tal forma que si hoy no hay más filosofía primera que la filosofía de la cultura no se debe tanto a que se niegue la posibilidad de proceder a la manera de la primera, sino que dicho proceder supone el diálogo hermenéutico que acontece, en primera instancia, en la interdeterminación entre filosofía y cultura.

La filosofía piensa la cultura tanto como la cultura determina a la filosofía. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En este sentido, el proyecto filosófico que aquí te invito a revisar tiene como finalidad, según las palabras de Luis Villoro, no una filosofía de la cultura porque no toma a la cultura como su objeto, sino una filosofía desde la cultura, esto es, un filosofar culturalista. Así pues, en la frase que aquí he querido comentar contigo, se encierra, me parece, el sentido de un proyecto para el filosofar; proyecto que encuentra su piedra angular en la reflexión suscitada por el quiasmo que hace abandonar la perspectiva unívoca de la filosofía sobre la cultura abriendo la posibilidad del camino de retorno: la determinación cultural de la filosofía.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

8 comentarios

  1. #Jerby   •  

    Lamentablemente, la cultura es el escaparte de la política… véase al ministro Wert…

    • Carlos Girón   •  

      Lamentablemente sí, pero ya veremos que el término cultura tiene varias posibilidades. Sería mejor marcar bien las distancias entre lo que hace cierta gente y lo que es la cultura en realidad. ¡Abrazo roedor!

  2. Bolboreta Papallona   •  

    Cuando revoloteo por estas líneas me reafirmo en la creencia de que la realidad solamente se puede sentir. En el instante en que la queremos explicar o pensar, aparece la interpretación y la creación.

    • Carlos Girón   •  

      No puede haber mejor síntesis mi querida mariposa. El pensamiento es un latido de mundo, un susurro de las cosas que quieren jugar a ser y ser más. Pero todavía vivimos bajo la luz de una postura que tiene a la razón por intocable y que no deja de mirarse el ombligo. Pero mientras tanto… mariposas amarillas que vuelan liberadas. ¡Abrazo lepidóptero!

  3. Carolina   •  

    Cuando estudié algo de antropología cultural, obviamente aprendes mucho de las distintas culturas y al menos el libro que tengo aboga mucho por el respeto a las mismas, cosa que también veo que transmites aquí.
    Un abrazo 🙂

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Carolina! Sin duda cultura y diversidad son palabras que no pueden separarse por más que se intente. Ahí donde se habla de cultura aparece un jardín de posibilidades. Ya ves que esas flores atraen a las mariposas, así que hay que cultivarlas más para que el mundo se llene de alas diversas. ¡Un abrazo!

  4. Pingback: Notas sobre el extremismo político en Lipset

  5. Pingback: Semiótica de la cultura: texto, texo y textura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.