El poder de las ideas

El poder de las ideas está en que pueden cambiar el mundo

La primera imagen que se me ocurre para ilustrar el poder de las ideas está ligada a esa gran película del muy cuestionable Christopher Nolan: Inception. “Tu mundo no es real…” Una idea tan sencilla plantada en lo más profundo de la conciencia es más que suficiente para que sus raíces lo engullan todo. Sí, en una frase de cinco palabras se encierra un poder inmenso para mover el tapete de la realidad y desestructurarlo todo. El desenlace en la película, como sabemos, es fatídico. El poder de las ideas es así: una luz que bien puede ser una estrella que nos orienta o un tren que amenaza con investirnos.

El concepto de idea tiene una interesante relación con la vista. En su origen griego la palabra refiere a la forma o apariencia de algo, así como al verbo eído que significa “ver”. Pero no se trata de un ver cualquiera, sino de uno que deriva en el conocimiento. Se trata de ver con los ojos físicos para realizar el ejercicio intelectual de conocer lo visto. Resuena en esta palabra la conexión entre lo sensible y lo inteligible, el puente hermenéutico que nos permite saber algo de la realidad. Pero esto no es mero empirismo y para mostrarlo se puede recurrir a una expresión coloquial que ha conservado la noción completa: ya veo lo que dices, que es igual a decir que se está comprendiendo el discurso aunque éste no sea estrictamente visible.

El poder de las ideas en las ideas fuerza

Podríamos dedicarle un blog entero al concepto de idea desde Platón hasta Eugenio Trías, así que espero que esta breve nota introductoria sirva para situar un poco el discurso. Las ideas no son solamente una apariencia o un elemento intelectual - tuitéalo     (o bien podría decirse espiritual). Una idea tienen su íntimo anclaje en la realidad y es por eso que también puede alterarla. Esto escandalizará a todo aquel que se aferre a la noción de lo real como un núcleo duro e incuestionable: la realidad es una, el centro de gravedad en torno al cual giran las perspectivas individuales. Pero, sin entrar ahora mismo en ese debate, habría que establecer que el camino es doble: la idea dando forma a la realidad y ésta aceptando o contradiciendo esta propuesta.

Las ideas fuerza irrumpen en lo real desde lo espiritual. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Fue Alfred Fouillée quien formuló el concepto de ideas fuerza como esa tendencia del espíritu a realizar las ideas a través de una acción consciente. Con una inspiración indudablemente nietzscheana, Fouillée da a las ideas una capacidad o virtud de emerger para volverse eficientes en el mundo exterior. Se muestra así la doble vía que busca una alternativa al determinismo de lo fáctico afirmando una radical libertad de lo humano. El mundo está dado sí, pero una idea puede tener la fuerza para cambiarlo. - tuitéalo     La idea gestada en el interior (en diálogo con la realidad si se quiere) encuentra en el exterior un punto para aplicarse y apoyarse, se vuelve entonces principio ordenador de valores para lograr su emergencia a la realidad.

De poder a poder

El concepto de ideas fuerza ha sido retomado tanto en el ámbito de la publicidad como en el periodismo. Lamentablemente en ambos casos se suele carecer una referencia a esta importante base como bien lo señala Antonio García-Trevijano. Particularmente en el caso de la publicidad puede verse cómo las ideas fuerza se ponen al servicio de un fin completamente mercantil. Lejos queda la intención de modificar la realidad, de generar una alternativa a las circunstancias presentes a partir de un ideal. De lo que se trata es de vincular un producto con elementos breves, sencillos, que se queden en la memoria y que, a pesar de no dejar lugar a dudas, ayuden a que el consumidor conecte con una realidad alternativa y deseable que depende de que esa idea se “compre”.

Una idea es válida sólo si se tiene el poder para afirmar su veracidad. Jorge Volpi - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Recuperar el poder de las ideas implica enfrentarse a esta reducción de su papel, a este servilismo de la idea con respecto al mercado. Como escribe Jorge Volpi en esa extraordinario novela que es En busca de Klingsor: “Una idea es válida sólo si se tiene el poder para afirmar su veracidad”. Aquí se dibuja la vuelta de esta doble vía: la fuerza de las ideas está en su capacidad de emerger, pero el poder tiene también sus trincheras bien establecidas en la realidad. El poder fáctico se enfrenta a la voluntad de poder de un idea.  - tuitéalo     Se trata de un enfrentamiento a muerte entre rivales que se equiparan en sus fuerzas. Por eso el poder establecido lucha tanto por enmudecer las ideas. Es un faraón que ordena se ejecute a todo niño para evitar la causa de su desgracia.

Nota sobre la responsabilidad

Las ideas fuerza, como se ve, son una puerta para la libertad. Si no hubiera posibilidad alguna más allá de lo que ya es no podría hablarse de nada más que de la fatalidad de nuestro tiempo. En este claustro de podredumbre hace falta hacer estallar ventanas de ideas. - tuitéalo     Las redes sociales son como la pólvora para mostrar cómo la humanidad se adhiere a las ideas fuerza. Han dado muestra de su potencial en casos como el de la Primavera Árabe, pero esto no es sino el principio que debe pasar de amenaza para hacerse cambio efectivo a nivel global. ¿Revolución? Sólo la de la conciencia, la que despierta ideas fuerza que nos hacen caminar distinto como dicen esos locos de Calle 13.

El poder de las ideas tiene urgencia de responsabilidad, está sediento de diálogo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El poder de las ideas no está en quien toma la bandera sino en todo aquel que responde al llamado. - tuitéalo     Es el diálogo, la puesta en común que hace emerger de ese caldo de cultivo una, dos o tres ideas que pueden engancharse a la realidad para mostrarnos que el mundo no es ni tan negro ni tan blanco como nos dicen. Es una pasión por los tonos medios que sólo se consiguen con la propuesta de un rojo y la respuesta de un azul. El magenta es el resultado de la responsabilidad, de la capacidad de exponer una idea y dar cuenta de ella en un diálogo con otros. El poder de las ideas tiene urgencia de responsabilidad, está sediento de diálogo. ¿Ya ves lo que digo?

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

4 comentarios

  1. #Jerby   •  

    En estos días, le estoy dando vueltas a la idea-fuerza de ‘entorno digital’.

    • Carlos Girón   •  

      ¡Mi querido ratón! Tienes entre dientes una gran idea o, mejor, un jardín de ideas. Sin lugar a dudas rodearse de las herramientas y estímulos adecuados es indispensable para que las semillas ideales rindan frutos reales. ¡Un abrazo roedor!

  2. Pingback: De la silenciosa presencia de la muerte

  3. Pingback: Con lo social en las medias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.