Notas sobre la lógica cordial

La lógica cordial pertenece al ámbito del corazón

Hace unos días que el mundo de los blogs vio con tristeza la partida de la araña Blogramé. Durante las próximas semanas recuperaré aquí los textos que estaban en esa bella tela que con mucho cariño se había fabricado. Será este un homenaje a la esa lógica cordial que nació en el rincón menos esperado, pero que precisamente por eso ha mostrado el rostro de un posible milagro en la red. Espero que disfrutes tanto como yo recordando estas letras. Te dejo en las mejores manos: las de una araña que seguro seguirá dando sorpresas.

Mira cómo corren las palabras. Ahí van una detrás de la otra como si supieran que el punto final está por alcanzarles. Nadie debe quedarse atrás. Nadie quiere perderse la fiesta del sentido. Saltan desde la cima de una idea para caer en el pozo sin fondo de una imaginación lectora. Mira cómo corren las palabras. Sus piececillos juegan en la arena dejando detrás el mensaje de su premura, los rastros lúdicos de la inteligencia. Las palabras son huella de una batalla amorosa. - tuitéalo     Una de esas que sólo el niño puede entender.

Ya hace mucho tiempo que el imperio cerebral ha afianzado su dominio. La neurociencia es el último eslabón en la cadena que ata la creatividad a una economía de descargas eléctricas y comunicación química. En el trono del cráneo el hombre guarda a ese habilidoso mago de Oz llamado cerebro. - tuitéalo     Sus raíces, sin embargo, se extienden a lo largo de la espina dorsal. Así el cerebro toca, mueve, siente, da rienda suelta a lo que ninguna neurona puede nombrar: la curiosidad.

Corazón partío

No se nombra lo que en esencia es un ejercicio. Así como hacer el amor es una metáfora cargada de imágenes sudorosas, de sensaciones que se ahogan con la última exhalación del orgasmo. La curiosidad es un impulso del coro de unas neuronas sirena que se orientan por un polo que otrora guardaba el verdadero centro de lo humano: el corazón. Ahí se esconde una lógica que no responde a ideas, que busca el alimento puro de la imagen hecha sensación. El corazón es una ratonera llena de mariposas. - tuitéalo     Un lugar donde las telas de araña conectan lo que parecía distante y aislado. Un sitio que invita a una exploración lenta y cuidadosa.

La asfixia del corazón es el alto vuelo que deja sin aire a la razón. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Las cosas del corazón suelen ser pensadas como frágiles. Los asuntos que le competen reciben un tratamiento distinto. No es nada nuevo, todos detenemos la locomotora del discurso ante un corazón roto. Pasamos entonces al abrazo, la sonrisa, la lágrima solidaria. Cuando el corazón domina el cuerpo vuela. La ingravidez es lo propio de la lógica cordial, incluso cuando de aflicciones se trata. - tuitéalo     Por eso buscamos con-suelo, volver a poner los pies sobre la tierra y respirar de manera pausada para que las sensaciones no nos lleven al naufragio. Pero, ¿qué más da un poco de asfixia? ¿Por qué el corazón debe resistirse a las imágenes de la caída?

Fieras, bombas y almas

James Hillman recupera tres imágenes del corazón que nos dan un extraordinario panorama de sus posibilidades. Tenemos en primera instancia el corazón de león, la fuerza vital, la pasión y la voluntad de donde emanan las virtudes como la lealtad, la audacia o la compasión. En segundo término está la opción para los materialistas: el corazón de Harvey que es una extraordinaria bomba en el pecho que marca el ritmo de la vida y mueve la sangre por todo el cuerpo. Finalmente, el corazón personal, la sede de las emociones, del sentido de persona al que vinculamos todo lo anímico.

El corazón de león es el centro magmático donde las reacciones son inmediatas. Es la creencia que no distingue el deseo de la acción. Se trata del Quijote que se lanza contra los molinos porque su deseo es el de vencer a los temibles gigantes. Desear, imaginar, actuar. No es posible negar la realidad de la imagen porque está cargada de deseo. - tuitéalo     La verdad nada tiene que ver en este impulso, en este credo sordo a la razón que murmuran las neuronas. Nadie puede negar haber tenido en su corazón una Dulcinea que le haya convertido en caballero de aventuras. Ya cada uno pondrá a ese personaje arquetipo el rostro o la forma adecuada.

Corazón de león, corazón de Harvey y corazón personal: tres dimensiones de lo cordial. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El corazón de Harvey, nombrado así por los estudios del médico inglés William Harvey, es una auténtica bomba de tiempo. Ya Descartes había puesto las bases de una transformación del corazón en una maquinaria fundamental para la vida. Harvey confirmó y dio forma a la idea. Llevamos una bomba en el pecho y de ella depende que sigamos aquí haciendo posible este texto y su lectura. Amigo y enemigo, la maquinaria debe mantenerse saludable. El corazón se convierte entonces en un sistema entero, el de la circulación que tiene en la pequeña bomba su punto neurálgico. Dicho de otra manera: el impulso vital, la fuerza del corazón de león, se vuelve literal en el órgano que nos mantiene con vida y la lleva a cada rincón del cuerpo con un ritmo perfecto.

En una última vuelta de tuerca encontramos el corazón personal. La maquinaria que nos mantiene con vida, y la voluntad que nos impulsa a vivir, nos hace llenarnos de experiencias. Cada cosa vivida hace un trazo más en la imagen de nuestra persona. - tuitéalo     El rastro emocional de lo que nos ocurre, lo que la razón tiene por residuo, se almacena ahí donde el alma florece. Las emociones que sólo en la confesión y en la plegaria ven la luz son aquellas que nos revelan la presencia de ese centro cordial de nuestra vida anímica. Lo íntimo, propio y personal que sólo en el discurso y en la imagen puede llegar a mostrarse.

Lógica cordial

Este es un discurso sobre el corazón. Las palabras corren una detrás de otra buscando hablar de su fuente. Son testimonio de una fuerza vital, de una creencia ciega en que del otro lado habrá unos ojos para leerles. Dan fe también de un corazón palpitante, de un torrente sanguíneo que viaja de un lado a otro. Expresan, por último, el sentir de una persona y su reserva de emociones. En el jardín del alma están las imágenes necesarias para acompañar al canto de las neuronas. Alinear estas tres dimensiones es lo que da al discurso un sentido cordial.

La lógica cordial armoniza en el discurso la fiera, la bomba y el alma. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Tic-tac, tic-tac. ¿O era tic-toc? Seis letras son suficientes para evocar en tu corazón una imagen. Pero no es una imagen cualquiera. Se trata del reloj y con él llega hasta el alma la idea de tiempo. Las palabras son como combinaciones de cuerdas que esperan los dedos de la mirada para resonar. El lector es un hábil músico que encuentra en esa música la imagen más adecuada. El músico, como el humilde compositor, necesita de voluntad, ritmo y emoción para ejecutar en su propio centro cardíaco lo que las presurosas palabras le proponen. Comunicar es dejar que las palabras corran jugando con las ideas. - tuitéalo     Suelen llegar primero, por eso el corazón se acelera, la respiración le sigue y la sonrisa llega al final con la comprensión de la pobre idea que viene detrás jadeante. Así, como decía mi maestro Eugenio Trías: “Escribir es inscribir algo en la carne. Es tatuar al que lee”. Déjame entonces inscribir aquí un lúdico abrazo de corazón a corazón.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

5 comentarios

  1. Antonio Ibañez Gallego   •  

    Simplemente maravilloso. La lógica de las emociones y de la vida.

    • Carlos Girón   •  

      Saludos Antonio. Muchas gracias por tu comentario. Sí, aunque no siempre lo vemos así, las emociones también son un discurso al que hay que aprender a escuchar. No tiene la “clara” forma de la razón, pero dice muchas cosas que vale la pena atender con calma.

  2. #Jerby   •  

    Carlos, por cosas que tú yo sabemos, me quedo con que el corazón es una ratonera llena de mariposas.

    • Carlos Girón   •  

      Mi querido ratón. Esa ratonera ha dejado muchas semillas que estoy seguro que pronto terminarán siendo mariposas de colores. No puede ser de otra manera en esta lógica cordial. ¡Abrazo roedor!

  3. Pingback: La magia de la colaboración y el cuidado del otro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *