Farewell, Robin Williams! Gracias por todo

Un actor al que recordaremos siempre por su gran capacidad de sonreír

Dicen que Robin Williams nació en Chicago en julio del 51, pero yo creo que nació otro día. Quizá fue en el 87, cuando daba los buenos días a todo Vietnam, o en el 92 cuando salió de una lámpara mágica para maravillar al mundo. Hay más de un nacimiento en la vida de un actor. Cada personaje, cada historia que se cruza en su camino, le da la oportunidad de volver a nacer, de dar vida a alguien que seguramente logrará una existencia mucho más larga que la de aquel que le encarna. No se puede dejar de ver con cierta envidia a ese otro que, tomando posesión de un cuerpo, consigue fácilmente la inmortalidad.

Es curioso que la muerte y la búsqueda de la inmortalidad hayan sido un tema recurrente en las interpretaciones de Robin Williams. Su energía en la pantalla era más que evidente. De mirada cándida, pero con agilidad felina para atacar en el momento justo. Cuando está de pie, mirando con su sonrisa, parece completamente inofensivo y es involuntariamente cómico. Pero al menor movimiento queda claro que aquello es una bomba contenida, un cúmulo de emociones que es capaz de hacerte reír o llorar por igual. Es así como bordaba los papeles que tenía entre manos, aunque detrás estaba esa melodía que anticipaba el final que ya Leoncavallo había expresado de inmejorable manera: la commedia è finita! Robin era un extraordinario cómico porque sabía muy bien lo que era la tragedia. - tuitéalo    

Vesti la giubba, Robin Williams y la risa

¡Buenos días Vietnam! El grito de guerra puede ser amable y Adrian Cronauer lo demostró de manera inobjetable. - tuitéalo     Pero antes de llegar a Vietnam, en sus inicios como actor, Robin Williams ya había dado muestras de que se trataba de alguien de otro mundo. Su éxito con la serie de televisión Mork & Mindy era ya el anuncio de que la comedia ocuparía un lugar privilegiado en la carrera del actor, aunque, como ya te contaré, incluso a través de ella pudo mostrar lo que quizá era una de sus más profundas preocupaciones. Esto, claro está, desde un análisis de la obra que es lo que podremos seguir viendo y disfrutando del versátil histrión. Para llegar a Vietnam, y culminar así su triunfal entrada como nominado a los premios de la Academia, Williams tuvo que pasar por una serie de películas que van desde Popeye (su debut en cine) hasta Seize the day, donde mostraba también su capacidad para el drama.

“Carpe dentum. Seize the teeth.” Robin Williams en “Mrs. Doubtfire” - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Una de las grandes virtudes de Robin Williams fue su capacidad para jugar con la voz para generar personajes de lo más diverso y divertido. Es, sin duda, el alma de la versión animada de Aladdin dando voz al genio de la lámpara. Aunque uno de sus momentos cómicos más memorables se dio un año después en esa divertidísima película el la que se transforma en Mrs. Doubtfire. Quizá es ahí donde uno puede enamorarse de su trabajo porque destellan con toda claridad sus cualidades no sólo para la actuación, sino también como ser humano capaz de hacer llegar un mensaje en el que realmente cree. Hook, Jumanji y Night at the Museum pueden ser destacadas como comedias que encierran ya esa pregunta que aquí se va insinuando poco a poco: ¿puede la vida prolongarse indefinidamente? Williams es un niño eterno, uno que quiere seguir jugando a pesar de que el tiempo avanza, uno que oscila entre el patio de recreo atemporal de Nunca Jamás y las responsabilidades de un padre de familia. El cómico se pinta la cara para dar vida al personaje, huye del final de la función, aunque sabe que es inevitable. Eso sí, lo hace siempre con una sonrisa.

Tramuta in lazzi lo spasmo ed il pianto, la muerte que nunca duerme

Peter Pan sale de su patria imaginaria para envejecer. Alan Parrish sale de su prisión en Jumanji para descubrir que su mundo se ha desvanecido, que no queda nada de lo que él recordaba en su infancia. Lo mismo puede decirse de Jack, el niño que parece mayor, o de la brillante interpretación como Patch Adams. El juego entre una perspectiva infantil e inocente y el peso del mundo real es algo constante en el trabajo de Robin Williams. Si hay algo que hace que el mundo recobre su peso habitual, que los pies recuerden que sus raíces están bien firmes en la tierra, es la muerte. Una idea fuerza que acompaña al actor desde siempre. Incluso en las películas ya mencionadas el tema está implicado de manera más o menos directa. Aunque hay momentos cumbre como Dead Poets Society o What Dreams May Come. Williams se preocupa por la muerte, como todo humano, pero busca maneras de enfrentarla sonriendo.

Robin Williams se esforzó siempre por mostrar una perspectiva brillante de la vida. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Sí, el actor sonríe  mientras una idea sombría le acompaña. El juego de contrastes coincide con lo que puede verse en la pantalla. Robin Williams se esfuerza por mostrar una perspectiva brillante de la vida defendida desde una posición difícil e incómoda. Se sabe perseguido, siente el frío aliento de la muerte en la nuca, pero decide pensar que está jugando al escondite con ella y se ríe. No es una partida de ajedrez con la muerte, es más un intento de tratarle de manera cercana, de invitarle a jugar un poco más antes de ir a dormir. Es la estrategia del niño más que la del que quiere pasarse de astuto. Patch Adams, Bicentennial Man, The Final Cut (está con un tono mucho más dramático)… una constante defensa de la vida, un intento perpetuo de prolongarla tanto como el alcance de esa inolvidable sonrisa en el rostro de Robin. Estábamos ante un auténtico niño perdido en lucha con su propia sombra. Uno que nos invitaba constantemente a tener pensamientos felices sin importar lo que hubiera detrás.

Esto es lo que hay que recordar hoy que la prensa se regodea con los detalles de su fallecimiento. La labor que se propuso es titánica. Tirar hacia adelante con una sonrisa, aprovechar cada momento de la vida, defender los buenos recuerdos y momentos frente a las tempestades de lo real. Quien asume este rol tiene derecho a cansarse después de haber abierto la senda e indicado el camino. No tiene sentido reprocharle que se haya apartado, no se entiende el gusto por saber que uno de los más grandes actores de los últimos años decidió partir de manera prematura. Robin Williams será siempre Mrs. Doubtfire, Peter Banning, John Keating y el genio de la lámpara. Será siempre su sonrisa, sus voces, su mirada pícara que juega con la vida. Robin Williams murió el 11 de agosto, pero está a punto de renacer aquí, ahora, entre nuestros recuerdos. Prepara tu mejor sonrisa y despídete del hombre para abrazar por siempre al personaje. - tuitéalo     Gracias por todo Robin.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

9 comentarios

  1. #Jerby   •  

    Es paradójico que un actor que animaba a la gente estuviera sumido en una profunda depresión (o al menos, eso es lo que han transmitido los medios).

    De las extrañas relaciones que hay entre la química y el cerebro, podríamos hablar otro día.

    Como homenaje a Robin, me gustaría dedicarle una frase que ahora no recuerdo de quien es:

    “Los seres humanos somos tan vanidosos que a veces especulamos sobre lo que dirán de nosotros cuando hayamos muerto”.

    • Carlos Girón   •  

      Completamente mi estimado Jerby, pero la paradoja es una de las más fieles expresiones de la vida. Pero más allá de eso creo que hay mucho material para generar un recuerdo alegre de este personaje. Es lo menos que se puede hacer con alguien que se dedico de tan alegre manera a hacer reír a otros. ¡Abrazo roedor!

      • #Jerby   •  

        Para paradoja, ésta: parece ser que el número de seguidores del Twitter de Robin aumentó considerablemente en estos días… ¿qué esperan que les cuente?

        • jony   •  

          Buena pregunta Jerby

        • Carlos Girón   •  

          Bueno, con eso de que hoy la cuenta de Michael Jackson ofreció el lanzamiento de contenido inédito durante todo el día… ya no se sabe. Quizá también juega un poco el que muchos esperaran que lo desmintiera como tantas veces sucede con las muertes de famosos en redes sociales. Lástima, este no fue el caso. 🙁

  2. jony   •  

    Hola Carlos!
    Si te soy sincero, es uno de los pocos actores que me ha dado pena su muerte. Me transmitía tanta pasión y bondad en su mirada. Su suicidio ha sido simplemente increíble. Espero que allá donde se encuentre sea más feliz.
    Un abrazo!

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Jony! Yo no me lo creía, pero bueno, la vida también tiene este tipo de cosas. Alguien que se entrego tanto al público merece nuestro aplauso hoy y siempre. Una verdadera pena su partida, pero seguimos teniendo los personajes que nos regaló para seguir sonriendo tanto como él lo hacía. ¡Un abrazo!

  3. Pingback: El porvenir del planeta de los simios

  4. Pingback: "El hombre más buscado", adiós al gran Seymour Hoffman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.