Enemy, surrealismo ligeramente descafeinado

Gyllenhaal se duplica en esta película

No recuerdo la última vez que escribí un comentario de una película para decir que no me ha gustado. Así que, para variar un poco, hoy voy a hablar de un film que no ha terminado de convencerme. Se trata de Enemy de Denis Villeneuve. No intento decir que se trata de una mala película, que no lo es, sino que se trata de esas obras que caminan por la cuerda floja pudiendo resultar en un gran número o en una auténtica catástrofe. Hay una tercera opción: completar el número sin mayor sorpresa.

Villeneuve me había cautivado con Prisioners. Su trabajo da un aire renovado al thriller llevándonos de una pista a otra conteniendo el aliento. Claro que las actuaciones de Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal y Paul Dano (mención especial para él) ayudan mucho a mantener la intriga y el ritmo. En Enemy Gyllenhaal repite en el doble protagónico: Adam que descubre que Anthony es su doble idéntico, vive en la misma ciudad y no hay vínculo sanguíneo. La propuesta hasta aquí suena interesante, y no podía ser de otra manera dado que estamos ante una adaptación del libro El hombre duplicado de José Saramago.

La adaptación al cine de “El hombre duplicado” de Saramago. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Lamentablemente este no es uno de los libros de Saramago que se encuentran en mi biblioteca de libros leídos, por lo que no puedo decir mucho sobre la relación entre ambos. Salvo que si es necesario leerlo para entender mejor la película entonces se refuerza mi hipótesis de que algo falla en la misma. Digo que no puedo decir mucho porque me he lanzado a revisar reseñas del mismo por la red y todas recalcan la importancia que da Saramago a la exploración de la identidad, de los elementos que nos hacen únicos. Pero en el film esto queda sumamente diluido, cosa que me parece clave para entender lo que puede estar fallando en la adaptación. Adam y Anthony no se preguntan por lo que los distingue, no hay un énfasis a lo largo de la película en este aspecto psicológico de él o los personajes. Algo se puede intuir conforme nos acercamos al final, pero realmente no alcanza a ser significativo.

Para decirlo de manera más clara: la pregunta que mueve la historia original parece ser el qué es lo que nos hace distintos y únicos, mientras que en el film nos topamos con dos individuos idénticos y la pregunta es cómo es eso posible. Lo que se espera, por tanto, es que los motivos que den cuenta de esta peculiar circunstancia se vayan revelando, pero esto no lleva de manera inmediata a la pregunta por la singularidad. Le han quitado  parte importante del alma de la historia, lo que le hace perder fuerza y dejar una sensación incómoda con el abrupto final.

Un final impactante, aunque algo no termina de cerrar en la historia. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Cinematográficamente hablando me parece que se pueden encontrar gestos bastante interesantes (particularmente con algunos planos). Aunque también hay que decir que el director parece rendir tributo (por decirlo elegantemente) a otros directores. Dos particularmente: Kubrick y Lynch. La aparición de Isabella Rosellini (Dorothy en Blue Velvet) abona para pensar en que hay algo de la forma enrevesada de contar las historias por parte del nacido en Missoula. En más de una ocasión me ha hecho recordar escenas de Mulhollan Drive, por ejemplo. Por otro lado, los cortes con cambio de toma que coinciden con los estridentes acordes de la música me han traído a la memoria The Shining de Stanley Kubrick. Lo que me lleva a generar una segunda hipótesis: el director ha desplazado el tema de la identidad, de lo que nos distingue de otros, a su propia forma de narrar. El hacernos ver elementos que recuerdan a grandes películas del pasado puede despertar esta necesidad de buscar lo particular y peculiar en el film. Pero honestamente creo que con esto estoy forzando demasiado la interpretación.

Una serie de elementos surrealistas a lo Dalí y un final realmente impactante, son algunos de los elementos destacados de esta película. Jake Gyllenhaal se comporta a la altura y nada tiene que ver en esa sensación de que el círculo no ha terminado de cerrar. Con esto no quiero decir que las historias deben ser así, siempre lineales y con conclusiones claras, sino que en esta en particular se genera una sensación de que la forma de decir lo que se buscaba no cumplió con su objetivo. Ante esta apertura, me queda claro, habrá quien se declare fan del cine “diferente” y otros simplemente descalificarán ante la perplejidad. El gran problema, creo, es que la película está justo en el medio de ambas opciones. Buena historia, buenas referencias, buena actuación, pero al final los ingredientes no terminan por combinarse de buena manera. Muchas cosas quedan en el aire cuando esto sucede. Si te animas a verla pasa de nuevo por este rincón y ayúdame a entenderla mejor.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

4 comentarios

  1. Francesca   •  

    Muy interesante comentario, me dieron ganas de ver la peli! Gracias, ya te compartiré mi punto de vista después. Saludos.

    • Carlos Girón   •  

      Aquí espero con ansias tu comentario porque de verdad que se necesita diálogo para comprender mejor esta película. ¡Gracias por pasar por este rincón!

  2. Jose Anibal   •  

    Sinceramente no la he visto, pero me motivas a verla. Antes quiero decir que le doy crédito a las películas que en el final dejan un poco a la imaginación sin que la encuentre incompleta, no es sencillo pero creo que “Mente Siniestra” con Robert De Niro y Dakota Fanning es un buen ejemplo. Pero te entiendo que esta nos deja a la imaginación aspectos muy esenciales, dejando un sin sabor a película incompleta. Cuando la vea me pasaré por aquí.

    • Carlos Girón   •  

      Saludos José. Sí, la verdad no quiero ser injusto con la película que, insisto, me parece tiene buenos elementos pero no termina de conectarlos. Leía por ahí que se trata de un film de preguntas y no de respuestas, pero creo que también las preguntas requieren de una orientación para adquirir sentido. Es decir, dejar muchas preguntas abiertas así nada más no me parece un buen recurso. ¡Espero tu opinión! Gracias por pasar por este rincón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.