Ebook: ¿vale la pena cambiar al formato digital?

Una opción de enriquece la experiencia de lectura

Debo comenzar diciendo que yo mismo he tardado mucho en aventurarme con mi primer ebook o libro electrónico. La cercanía con los libros me hace un romántico que aprecia el tacto del papel, el aroma que va cambiando con el tiempo y hasta la colección de manchas y marcas que van quedando en un libro que nos acompaña de un sitio a otro. Doblar la esquina de la página, anotar en el costado o usar lo primero que se tenga a la mano como separador, son acciones que forman parte del ritual del la lectura. ¿Puede igualarlas un libro electrónico?

En principio me resultaba difícil de creer las maravillas que se llegan a decir de estos dispositivos. Las pantallas, a diferencia de una tableta o tablet, no emiten luz sino que la reflejan imitando así el efecto del papel. La tinta, que también es electrónica, simula también la apariencia de un texto impreso. Así, nuestro ebook debería permitirnos leer en cualquier condición lumínica sin que esto afecte la visibilidad de la pantalla. Agregando en algunos modelos la posibilidad de leer por la noche sin tener que encender la luz de la habitación. Evidentemente algunos lo logran más que otros, por lo que es importante atender a las especificaciones en este sentido. Dos inconvenientes de la tecnología: las pantallas en color son muy caras y la velocidad de actualización en los cambios es todavía un poco lenta. Es por eso que al pasar de página o apagar el dispositivo una cierta sombra de lo que estábamos viendo permanece durante unos momentos. De nuevo, esto depende del dispositivo que, en mi caso, funciona muy bien y debo decir que no me arrepiento en lo absoluto de haberlo adquirido.

El ebook da una nueva dimensión a la experiencia de la lectura. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Pero vamos directo a lo que nos importa: ¿vale la pena hacerse de un e-book? Para responder hay que hacer un esfuerzo por abandonar la perspectiva romántica y ver las ventajas y desventajas de una manera más objetiva. Demos un repaso a algunos puntos clave para ir aclarando las ideas.

Ventajas

1. La primera y más evidente es la del espacio. Un dispositivo como este nos permite almacenar nuestra biblioteca personal al cubo. Para los lectores habituales esto significa contar con más espacio en casa para otras cosas, menos acumulación de polvo y menor gasto en estanterías que tarde o temprano resultan insuficientes. Además de que llevar una obra voluminosa a cualquier sitio deja de ser un problema. Podemos tener la obras completas de un autor sin tener que llevar una mochila que nos genere problemas de espalda.

2. Puedes disponer del libro que quieras en cualquier momentos, siempre y cuando esté en formato digital. Hoy en día se puede encontrar casi cualquier cosa en los catálogos de las casas editoriales y en los principales distribuidores como Amazon y Kobo. Así que si encuentras una referencia o alguien te hace una recomendación, no tienes que esperar a pasar por la librería: todo está a un clic de distancia.

3. Se acabó el problema de una edición agotada (además de que corregir una edición es mucho más sencillo). Sin duda que una de las grandes ventajas está en que el libro que pasa a formato digital estará siempre disponible, no hay impresiones limitadas que amenacen con agotarse. Lo que también implica que nosotros no perderemos nunca más un libro, es decir, que se tiene un respaldo en la nube (en línea) de todos los libros adquiridos. Así, aunque se pierda el dispositivo, siempre podremos volver a descargar los libros en uno nuevo.

4. Una ventaja que puede resultar controvertida está en la disminución de los costes de producción de un libro. Al desaparecer la impresión y la distribución, se asumiría que tanto el precio como el tiempo en el que un libro sale a la luz disminuyan. Lamentablemente en el primero de los casos no se termina reflejando de la manera esperada. El costo de los libros, si bien es menor, sigue estando al nivel del formato impreso. En el caso de Europa, por ejemplo, un libro como La fiesta del chivo de Mario Vargas Llosa aparece con un precio de 10,40€ en tapa blanda y 7,59€ en formato digital. Más barato sí, aunque no tanto como podría esperarse. Ojalá esto cambie en la medida en que más personas adopten el formato digital y las editoriales entiendan las ventajas de bajar el precio para vender más. Pero este es un tema que afecta tanto a las ediciones impresas como a las digitales.

5. La experiencia de lectura se ve enriquecida con las herramientas del dispositivo. Los lectores electrónicos o ebooks normalmente están acompañados de un diccionario, de manera que basta con seleccionar una palabra para consultar su definición. Podemos subrayar, hacer notas y todo queda registrado en el archivo del libro. El doblez de la hoja como marcador ha sido imitado en algunas versiones, aunque los separadores improvisados siguen estando pendientes. La lectura, además, se vuelve social: compartir vía Twitter o Facebook nuestras citas preferidas y poder ver qué partes han sido subrayadas por otros usuarios, son algunas de las funciones integradas que pueden ser realmente interesantes. Hay que destacar la posibilidad de buscar una palabra o frase en el libro: ya no se perderán de vista aquellas cosas que nos llaman la atención pero que no hemos tenido tiempo de anotar.

Desventajas

1. Un problema con el dispositivo y te puedes quedar sin tus libros por un tiempo. Como todo aparato electrónico el ebook puede presentar un fallo, por lo que podrían darse situaciones en las que tengas que esperar un poco antes de volver a tener disponible tu biblioteca. Claro que en estos casos siempre puede estar ahí el amigo fiel: el libro impreso.

2. El precio por un buen ebook puede ser un poco elevado. Dar el paso supone una inversión inicial superior a la compra de (casi) cualquier libro. Nada que una correcta programación de las finanzas personales no pueda resolver. Aunque también hay que decir que si bien su robo o extravío no supone perder el contenido de los libros, sí que duele un poco más por el costo que supone reemplazarlo.

3. Es necesario un perfil en alguna plataforma y cierto conocimiento en el manejo de transferencia de archivos. Si bien es cada vez más sencillo e intuitivo manejarse en los dispositivos, no deja de ser verdad que se supone siempre una cierta familiaridad con la interfaz. No se diga si uno quiere introducir libros adquiridos por vías distintas a la tienda oficial que corresponde a nuestro ebook. Aunque esto, de nuevo, se soluciona en unas cuantas semanas.

4. Las editoriales se obsesionan con limitar la distribución. Cuando compramos un libro podemos prestarlo o regalarlo a nuestro antojo. Pues esto es algo que no es del todo posible en las ediciones digitales. Las obras están protegidas y vinculadas en muchos casos a la cuenta de usuario desde la que se realizó la compra. Sobran maneras de burlar esta protección, pero de entrada no será sencillo hacer uso del material adquirido a tu antojo. Esto conecta con el tema de los precios, por lo que quizá valga la pena dedicarle un artículo especial al asunto.

5. Aunque se puede encontrar casi cualquier cosa en formato digital, es cierto que algunos clásicos o libros más bien especializados todavía siguen sin estar disponibles. Además, hay algunas ediciones gratuitas o muy baratas de libros clásicos que, no obstante, están llenas de errores. Es conveniente atender a los comentarios de los usuarios antes de descargar, así nunca te llevarás una sorpresa después de pagar. No me cabe la menor duda de que esto irá mejorando en la medida en que comunidades de voluntarios amantes de la lectura se den a la tarea de armar plataformas donde compartir contenidos clásicos y bien cuidados.

Los precios de los libros electrónicos son un tema polémico. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Así un breve repaso de elementos positivos y negativos. Personalmente no creo que los libros electrónicos reemplacen al libro impreso. Me parece más bien un complemento para la experiencia de lectura, una herramienta para el lector viajero o para el que tiene poco espacio en casa. Así que no queda sino meditar por tu cuenta y acercarte a ver las opciones disponibles. De hecho, te recomiendo no despegarte de este rincón porque pronto tendré novedades para quien quiere conocer más detalles de los ebooks. Por lo pronto tienes ya algo para pensar mejor tu decisión. Claro, no te olvides de contarme lo que has pensado o tu experiencia con estos dispositivos si ya tienes uno.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

7 comentarios

  1. dianorig   •  

    Muy bueno tu artículo! Cual sería tu opinión sobre el uso de los ibooks en el ámbito educativo? Donde los contenidos se vuelven interactivos y el aprendizaje es significativo para el niño. Estaremos ante una generación dependiente de esto nuevos medios de aprendizaje?

    • Carlos Girón   •  

      Gracias por el comentario. Sería interesante ver la experiencia con ebooks en las escuelas (no con tabletas). Dado que se trata de textos en blanco y negro seguro que de entrada estaría limitado a aquellos que no requieren de muchas ilustraciones, pero creo que sería un bueno modo de acercar la lectura a las nuevas generaciones. Me pongo a pensar en el tema y le dedico un artículo. ¡Gracias!

  2. Juan Carlos Galan   •  

    Carlos: Yo tengo el kindle básico y estoy encantado. Ahora estoy pensando en evolucionar hacia el modelo paperwhite que tiene iluminación trasera, pero estoy en duda; creo que no siempre un producto nuevo es mejor que el anterior.
    A mí lo que más me gusta de los e-readers es el diccionario incorporado y la posibilidad de hacer subrayados y anotaciones. Lo que menos, la dificultad de comprar libros válidos para cualquier dispositivo y el tiempo quese pierde haciendo conversiones de formato y demás. También, omo dices, los precios no son nada competitivos en ocasiones.

    Un saludo

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos Juan Carlos! El Kindle funciona muy bien y la iluminación del Paperwhite es realmente un gran añadido, pero te diría que esperaras un poco porque en los próximos días habrá novedades por aquí para ayudarte a tomar una mejor decisión si quieres cambiar de dispositivo. Por otro lado, completamente de acuerdo con las ventajas (yo era un poco incrédulo con ellas pero me he convencido) y ojalá no tarden mucho en darse cuenta de que los formatos y los precios no ayudan a que esta opción digital gane más adeptos. ¡Gracias por comentar!

  3. Pingback: Kobo AuraHD, la mejor pantalla en un lector electrónico

  4. Pingback: bq Cervantes, un fino lector para llevarlo a donde quieras

  5. Pingback: Kobo Aura, lectura en cualquier lugar y en cualquier momento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.