Doctor Strange y el juego de las leyes naturales

Doctor Strange es la nueva apuesta para el universo Marvel

El universo de Marvel sigue creciendo en la pantalla grande con una fórmula de éxito garantizado. Estaba claro que el gran Robert Downey Jr. no podía seguir cargando con toda la responsabilidad de este ejército de héroes, por lo que un refuerzo era más que necesario. Benedict Cumberbatch responde a este llamado dando vida al Doctor Strange con una interpretación que no decepciona en ningún momento. Algo que no es del todo sencillo ya que lograr mantener la atención en el personaje y su desarrollo mientras el mundo se configura y reconfigura a su alrededor es sin duda un mérito. En otras palabras: Cumberbatch no termina siendo devorado por los complejos efectos especiales que le rodean.

Pero más allá de estos elementos quiero destacar que con Doctor Strange estamos ante la película de héroes con la historia más elaborada y compleja hasta ahora. Dejando de lado las referencias internas al universo de Marvel, en este film hay algo más que el nacimiento de un héroe. El drama personal del Dr. Strange conecta demasiado rápido con un problema multidimensional. Su tarea y misión pasa de la cura de sus manos a la protección del planeta entero de una amenaza de otra dimensión. No es ninguna casualidad que la especialidad médica del protagonista esté situada en el cerebro y que desde ahí la dimensión invasora tenga una clara referencia a las estructuras neuronales. El enemigo a vencer tanto en su primera tarea como en la última tienen un rostro común.

Doctor Strange y los límites de la mente

De Platón a Descartes podemos encontrar toda una serie de autores que llaman a la desconfianza ante la información de los sentidos. La percepción engaña y nos oculta el mundo tal y como es. Pero es aquí que otra de nuestras facultades responde con fuerza: la imaginación. ¿Cómo puede ser realmente el mundo entonces? La única opción que nos queda es imaginarlo, proyectarlo, darle forma. Claro que el discurso de la ciencia postula una línea muy diferente invitando a conformarse con aquello que podemos probar en base a la experiencia contrastable. El error está en derivar de aquí que esto elimina por completo la posibilidad de esa realidad invisible e imperceptible. Nada podemos decir sobre ella desde el contexto de la ciencia, pero nada más.

Hay mucho de Freud en el Dr. Strange: un médico que juega con las pulsiones del cuerpo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Atreverse a dar forma a lo que está más allá (o más acá) de esta experiencia contrastable es entrar en el terreno de la magia. El Doctor Strange, como buen hijo de la ciencia, tiene un poderoso motivo para adentrarse en este terreno pantanoso lejos de toda red de seguridad. El médico camina sobre las certezas con su pulso privilegiado. El mago compone y recompone sobre un camino que no tiene forma definida. El médico confía en su saber porque en él está su límite. El mago abraza la aventura para descubrir lo que hay más allá de los límites de la mente. Hay mucho de Freud en este personaje: un médico que de pronto se pone a explorar el terreno de las energías, de esas pulsiones que habitan y afectan la carne que somos.

Las leyes naturales más allá del mundo

Pero no hay manera de librarse de un mínimo de seguridad en estas exploraciones de lo desconocido. Cuando el mundo gira como un caleidoscopio lo mejor que podemos hacer para evitar el mareo es poner un pie en el suelo. Este pequeño contacto nos ayuda a situarnos, a darle un sentido tan básico como el arriba y el abajo. De lo contrario adviene lo que Sartre definió magistralmente como la náusea o que podemos pensar desde el mismo contexto cinematográfico como el vértigo. En el caso del Doctor Strange el punto de apoyo está en la insistencia en respetar las leyes naturales. El viaje a lo desconocido tiene como consecuencia la necesidad de resguardar lo conocido. - tuitéalo    

La aparente debilidad del mundo se transforma en su arma más importante. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Al cruzar la frontera de la experiencia se impone la regla de mantener el respeto a las leyes naturales. Se establece un coto, un espacio de excepción para jugar con la configuración de las cosas, pero el mundo debe permanecer intacto. Los elementos que componen y distinguen este campo de realidad marcado fundamentalmente por el tiempo y el espacio aparecen de pronto como algo de una gran fragilidad. La sorpresa se da cuando de nuevo las cosas se ponen de cabeza y no en un sentido material. Uno de esos frágiles hilos del mundo es precisamente el punto de mayor fortaleza para plantar cara a la amenaza de otra dimensión. Jugar con el tiempo es la respuesta para vencer a quien no lo conoce. - tuitéalo     Un giro más que interesante que nos lleva a valorar este componente del que se huye porque su existencia implica que inevitablemente somos seres perecederos.

El punto final

Para terminar esta breve reflexión en torno a Doctor Strange habría que decir un par de cosas con respecto a este último elemento destacado. El viaje del personaje de Cumberbatch inicia con una base profundamente egoísta. No se aporta nada nuevo ni se descubre el hilo negro si decimos que el resultado tiene que ser un cambio en esa actitud o premisa. Abrirse a los otros, ir más allá de uno mismo, abandonar la arrogancia y abrazar la generosidad. Todos estos son elementos demasiado vistos. Lo que me parece interesante es que esta lección universal se enuncia en compañía de la muerte. Más allá de dimensiones, energías y leyes hay un elemento común que nos hermana a todos: la muerte. Casi sin querer se dice ahí que es este elemento en común el que da sentido a todo lo demás. Algo sobre lo que podríamos discutir bastante, pero que será en otra oportunidad. Por lo pronto, como ya se ve, hay mucho más que magia y héroes en esta historia.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

2 comentarios

  1. #Jerby   •  

    Esto aporta un matiz interesante al viaje del héroe que se utiliza en gamificación.

    • Carlos Girón   •  

      Mi querido ratón, tienes que compartir ese matiz. El tema del viaje y el héroe tienen un íntimo vínculo con la imaginación a la que tantas vueltas le hemos dado, así que seguramente algo importante sacaremos. ¡Abrazo roedor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *