Hannah Arendt, el amor y el nacimiento

Hannah Arendt y el concepto de amor en san Agustín

Un texto es siempre huella de nuestro paso por el mundo. Es, en el contexto de estas líneas, un acto de amor al mundo que se despliega en una acción que a su vez hace mundo. Escribir es una acción que se despliega en el mundo y que, al mismo tiempo, lo recrea. Esto implica que en toda acción de escritura vamos dejando algo de nosotros, algo de nuestra esencia se impregna en todo inicio de una acción que no es sino esfuerzo de emergencia, de nacimiento, de reconexión con el origen. Para explorar la idea nos remitimos al pensamiento de...
Sigue leyendo...

Erotismo: el lenguaje del cuerpo

El erotismo es la aprobación de la vida en la muerte

El erotismo, como decíamos antes en este espacio desde Bataille, implica la “aprobación de la vida hasta en la muerte”. Es en esa dimensión donde lo vital se recrea, alza el vuelo de su suelo material con las alas de una criatura mitológica que no deja de tirar hacia la ensoñación esta existencia tan mundana. Pero no nos confundamos que el cuerpo no queda nunca atrás. Hemos hablado aquí también de la importancia de la comunicación neuronal y la humoral. Somos irremediablemente chispazos de razón entre los torrentes humorales. Entre una dimensión y otra es precisamente donde se inscribe el...
Sigue leyendo...

Notas sobre la lógica cordial

La lógica cordial pertenece al ámbito del corazón

Hace unos días que el mundo de los blogs vio con tristeza la partida de la araña Blogramé. Durante las próximas semanas recuperaré aquí los textos que estaban en esa bella tela que con mucho cariño se había fabricado. Será este un homenaje a la esa lógica cordial que nació en el rincón menos esperado, pero que precisamente por eso ha mostrado el rostro de un posible milagro en la red. Espero que disfrutes tanto como yo recordando estas letras. Te dejo en las mejores manos: las de una araña que seguro seguirá dando sorpresas. Mira cómo corren las palabras....
Sigue leyendo...

Las justas dimensiones de la exclusión

Dentro de las dimensiones de la exclusión también cabe la justicia

Se dice que la humanidad está más conectada que nunca. Las distancias no se piensan de la misma manera cuando en unos segundos puedo intercambiar líneas de texto de un punto a otro del planeta. La espera ve como llega su caída: la velocidad es un deber, el ahora es donde todo acontece y por tanto el punto de la línea temporal que engulle todo el valor. No es de extrañar que a este vértigo de la velocidad se opongan movimientos que buscan espacios íntimos, separados y propios. Es aquí donde las dimensiones de la exclusión cobran relevancia: ¿qué nos...
Sigue leyendo...

Formar y educar: el alumno tiene la palabra

Formar y educar son actividades relacionadas pero no iguales

Las palabras son pequeños baúles que esconden siempre sorpresas. Acercase a ellas es ponerse en disposición de aventura y de viaje: la historia es su aroma y, como con la magdalena de Proust, podemos terminar por visitar tiempos y tierras que parecían perdidos. Hablamos ya por aquí de la enseñanza de la virtud, particularmente de la prudencia, pero eso me ha dejado una pregunta abierta: ¿es lo mismo enseñar que educar? ¿Formar y educar se dan en el mismo contexto institucional? Estas palabritas fueron las guías para reflexionar en torno a este tema que es, sin lugar a dudas, uno...
Sigue leyendo...

Enseñar la prudencia en el siglo XXI

Enseñar la prudencia a través del ejemplo de Sócrates y su discurso veraz

¿Es posible enseñar la prudencia? La pregunta podría ser incluso más amplia y abarcar a cualquier otro valor o virtud. ¿Cómo se enseña una virtud? No es una pregunta novedosa en la historia del pensamiento, pero he vuelto a ella gracias a mi hermana que no deja de prepararse y que ha descubierto ahora una pasión por la enseñanza que me llena de alegría y orgullo. El hecho de que el problema se presente de esta manera dice ya bastante sobre el tema: enseñar la prudencia, o cualquier otra virtud, no es un asunto que competa en exclusiva al docente,...
Sigue leyendo...

De la silenciosa presencia de la muerte

La presencia de la muerte pone siempre en tensión al pensamiento

Podríamos culpar a la estación, sí, puede que esta presencia de la muerte sea culpa del otoño. Una época en cuyo nombre resuena la madurez del año, el momento en que el fruto se prepara para la despedida con promesa de retorno. La luz se esconde más temprano y el aroma del adiós está por todas partes. La tentación nietzscheana se dibuja en la boca y es imposible contener las palabras de su Zaratustra: “La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso“....
Sigue leyendo...

La renuncia a la diferencia y la justicia

No es lo mismo la equidad que la igualdad

El individuo ha tenido un papel central por demasiado tiempo. Si bien esta centralidad puede rastrearse tan atrás como el surgimiento de la idea de un alma individual que ha de encontrar su propia salvación, la forma del individualismo que más nos toca es la que se desarrolla a partir del entronque de estas nociones con la industrialización. El capitalismo, de hecho, tiene en el individuo su célula casi sagrada. Cualquier cosa que tenga un ligero aroma a crítica de este preciado punto de partida se toma como un ataque a la libertad y a todos los valores que se...
Sigue leyendo...

El poder de las ideas

El poder de las ideas está en que pueden cambiar el mundo

La primera imagen que se me ocurre para ilustrar el poder de las ideas está ligada a esa gran película del muy cuestionable Christopher Nolan: Inception. “Tu mundo no es real…” Una idea tan sencilla plantada en lo más profundo de la conciencia es más que suficiente para que sus raíces lo engullan todo. Sí, en una frase de cinco palabras se encierra un poder inmenso para mover el tapete de la realidad y desestructurarlo todo. El desenlace en la película, como sabemos, es fatídico. El poder de las ideas es así: una luz que bien puede ser una estrella...
Sigue leyendo...

Escucha y extravío: un ensayo de respuesta

La escucha del propio cuerpo es algo fundamental

Estas son de esas líneas que se disfrutan de manera particular. Son un ejercicio de escucha que busca dar cuenta de sí mismo, es decir, escuchar para hablar de la escucha. Bueno, no nos enredemos tan pronto en estos juegos de palabras. Una atenta lectora que se topó con el comentario que hice de la película Her y ha tenido la amabilidad de plantearme una pregunta, así que aquí me propongo ensayar una respuesta. Beatriz Navarrete me dice: “¿Crees que existen Her de carne y hueso? Neuronas que se preocupan por otras neuronas sin necesidad de usar bytes”. Haré un esfuerzo por no perderme...
Sigue leyendo...