“Batman Vs Superman” y el Domingo de Resurección

En Batman Vs Superman se incluye un discurso que nada tiene que ver con el cómic

Partiendo de que los avances de la más reciente película del director Zack Snyder, Batman Vs Superman: el amanecer de la justicia, son ya lo suficientemente reveladores, no creo que sea demasiado relevante si aquí se añaden algunas descripciones más detalladas de la misma. De cualquier manera tengo que cumplir con el deber de avisar que quizá prefieras esperar a verla antes de leer este comentario. Dicho lo anterior seré muy directo: las malas críticas que se ha llevado el film no son en lo absoluto injustificadas. Pero vamos por partes, aunque ya aviso que no vendría mal tener presente toda la iconografía de las festividades propias de las fechas elegidas para el estreno de Batman Vs Superman.

Dejaré para los amantes del comic el juicio sobre la fidelidad o inaceptable distancia de esta historia con la original. De cualquier manera creo que una de las cosas más destacables está en la estética tan propia de Snyder que no ha perdido el toque para trasladar el color y la dinámica del cómic a la pantalla grande. Estoy de acuerdo en que en este sentido la película es un éxito, pero eso no justifica las lagunas dejadas más o menos a propósito con la mira puesta en las futuras entregas y, sobre todo, la incomprensible inclusión de una línea de discurso que nada tiene que ver con los personajes de DC Comics.

Batman Vs Superman, ¿religión 2.0?

Ya desde hace un tiempo que veo que los proyectos en los que Nolan mete las narices se impregnan de una ideología muy peculiar. Tal parece que la línea marcada para el guión está en centrar las cosas en una antiquísima lucha: la luz contra la sombra, los ángeles contra los demonios. Superman no pertenece a este mundo y tiene que despertar para recordar su verdadera esencia para desde ella tomar de nuevo una decisión: ¿salvar o no salvar? Pero no solamente eso, sino que la primera mitad de la película se encarga de mostrar que este mundo no merece al mesías que viene a salvarlo, perdón, al héroe de Krypton caído del cielo. Las manifestaciones en contra de Superman recuerdan más de una vez el juicio en el que Poncio Pilato se lava las manos.

Batman Vs. Superman parece responder a una lógica que ya no es la del cómic. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Batman, mientras tanto, es un personaje completamente diferente al que hemos conocido. Como bien destaca Arturo Parroquia, el Caballero de la Noche no es un asesino, no es un personaje que conviva de buena manera con la muerte de los criminales a los que enfrenta por más insignificantes que sean. Aquí encontramos a un Batman trastocado, completamente furioso, pero que deja una gran interrogante sobre la legitimidad de su enfado. Es una especie de endiablado héroe, contrapeso terrenal que hará frente al falso profeta que amenaza la estabilidad del mundo. Nótese que solamente esta segunda forma de hablar da sentido al desarrollo de los personajes, pero es una línea de discurso que nada tiene que ver con este mundo del cómic. El colmo del asunto está en la manera francamente ridícula en la que semejante enfado del murciélago se diluye al escuchar el nombre de su madre. Quizá los guionistas tuvieron que contenerse para cambiar Marta por María.

La avalancha de iconografía

Pero nos solamente en el guión es donde se hace presente el discurso. Hay momentos que parecen sacados por completo de la iconografía cristiana. Gente en los tejados inclinados con las manos hacia el cielo hacia un Superman al que nada más le hace falta la corona de espinas. Batman no tiene mejor ocurrencia que la de realizar una lanza con la kriptonita y quizá hasta la bautizó como Longinos. Pero la más descarada de todas está en la muerte de Superman (recién salido de una pila bautismal) que es objeto de la piedad de Lois Lane pero que, si se observa con atención, no solamente se hace eco de la clásica pose de María con Jesús en brazos, sino que han tenido el detalle de dejar en un segundo plano escombros con clara alusión a las cruces.

Reinterpretar a los héroes como profetas no parece la mejor apuesta. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

No es la primera ni será la última vez que se dé un caso como este en la historia del cine. Vamos, no está prohibido utilizar este tipo de elementos ni genera ninguna especie de escándalo. Lo que inquieta es que no queda claro el objeto, las razones por las cuales se apela a esta iconografía en el contexto de una historia de superhéroes. Sin duda es un elemento que no termina de ajustarse a los personajes, es decir, a toda la serie de sucesos que dan sentido a Batman y Superman, que los hacen ser y nos permite reconocerlos siempre. Pero parece que estamos ante un intento de reinterpretación de estos personajes modernos a partir de un esquema como el de la Pasión de Cristo. Un despropósito, desde mi punto de vista, que se refleja en lo que termina siendo una película inconsistente.

La lucha por la taquilla

Habrá que contar los días para comprobar que, como Jesús, Superman también puede resucitar a los tres días. Mientras tanto será tarea de Batman, y la desaprovechada Mujer Maravilla, reunir al equipo que hará frente a los héroes de Marvel en la lucha por la taquilla donde DC tiene ya una importante desventaja. Pero es que parece que no se ha entendido que el gran secreto del éxito no está en buscar darle un tono serio a este tipo de films llenándolos con discursos baratos y una ideología ajena a la historia de sus personajes. En The Dark Knight el mismo Nolan consiguió, gracias a un estupendo villano, realizar una película donde los personajes se desarrollaban de manera congruente para contar una historia. En Batman Vs Superman hemos dado pasos hacia atrás.

Marvel seguirá con ventaja en la lucha por la taquilla. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En resumen, la película tiene una estética muy bien conseguida y escenas de acción como para regalar. Los fans no podrán quejarse en este sentido. La banda sonora también me parece muy destacable (tenía que ser Hans Zimmer) dando el tono justo a las secuencias. En cuanto a las actuaciones no habría mucho que decir ya que se desarrollan sin mayor problema para las demandas de la historia. Lo único que habría que hacer notar es precisamente la ausencia de un villano de peso. Jesse Eisenberg parece verse influido más por el trabajo de Ledger como el Joker que por lo que caracteriza al gran Lex Luthor y, al final, se queda en una tierra media sin peso específico. Al final la inconsistencia hace que la valoración no sea positiva y sigue quedando la gran interrogante con respecto al sentido de interpretar los héroes de DC como si de Jesús y sus apóstoles se tratase. Toca el turno a Marvel.

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

3 comentarios

  1. J. F. Dominguez   •  

    Buen día, creo que algo de lo grandioso del cine es que cada quién lo interpreta desde su propia perspectiva, habrá quien elogie la pelicula y quien la odie, ambos puntos de vista son respetables.
    Solamente un comentario, no hay un solo Batman sino tantos como creadores han pasado por el, incluso el primero el de Bob Kane, usaba armas de fuego y era un despiadado asesino de criminales, como incluso lo fue tambien el Batman de Frank Miller.
    Lo mismo ocurre con Superman, el original de Shuster y Siegel, era brutal y dejaba morir a sus enemigos tal como se ve en la primer historia.
    Saludos, felicidades por tu página.

    • Carlos Girón   •  

      ¡Saludos! Muchas gracias por el comentario. Tienes toda la razón en que estos héroes han pasado por varias etapas, pero creo que la línea más constante y más brillante es justamente la que muestra ese dilema interno del vigilante que para hacer el bien camina por la cuerda floja de la justicia. Esto es algo que en la anterior trilogía de Batman estaba muy bien logrado y trabajado, quizá por eso hay algo que falta en esta nueva presentación del personaje. Por lo demás lo único que me hace ruido de manera personal es esto que comento de no entender el propósito de poner esa línea discursiva “neocristiana” por todos lados. Pero, como dices, no es sino una interpretación. ¡Más saludos!

  2. Carlos Girón   •  

    Mi querido ratón, con este ritmo no me extrañaría ver muchas capas rojas en estas fechas el próximo año. Más o menos como en la ilustración que nos compartes. 🙂 ¡Abrazo roedor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.