3 libros de Octavio Paz que no puedes dejar de leer

Se cumplen 100 años de su nacimiento

Octavio Paz, escritor y poeta mexicano, nació un 31 de marzo de 1914. Sí, hace dos días se cumplieron 100 años que el mundo le dio la bienvenida a quien sería Premio Nobel de Literatura en 1990. Mientras la red se inundaba de referencias al autor de Piedra de sol,  yo esperaba aquí, agazapado detrás del teclado y rodeado de libros de un filósofo que ya acompaña a Paz en el Olimpo de los sabios. Seguramente se llevarán bien. Comparten un gusto por la esencia musical de la palabra.

A propósito de esa música es que he querido rescatar brevemente un par de textos donde esta afición se expresa más como vocación. Además de un texto también cercano a un tema muy presente en los libros que hacen de compañía: la pasión. Aunque Paz, sin duda, es recordado por ese libro de 1950 que habla de la idiosincracia del mexicano: El laberinto de la soledad. Es una buena oportunidad, entonces, para retomar textos quizá no tan conocidos pero de un gran valor para el lector. Unos que dan cuenta de su capacidad como ensayista, su capacidad ecléctica ante la diversidad de estímulos culturales que recibió. Sin más, vamos a ellos.

El acto mediante el cual el hombre se funda y revela a sí mismo es la poesía. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El arco y la lira

Lenguaje, ritmo e imagen. Elementos que caracterizan al fenómeno completo y que Paz trata en este libro de manera brillante. El poeta hablando de poesía, un auténtico metarelato que desnuda, como pocos, los elementos esenciales de su propia actividad. La experiencia poética, además, aparece como irreductible frente a otras “actividades inspiradas” como la experiencia religiosa. ¿Es la poesía exclusiva del poema? ¿Quién es el poeta? Estas preguntas se juegan en las páginas de uno de los mejores libros del mexicano. Sin duda estimulante, sugerente y cautivante. La poesía hablando a través del poeta que deja ver en el ritmo su elemento preferido para liberarse del dominio del pensamiento. La musicalidad está presente siempre, como se verá en el segundo de los libros que aquí recomiendo. Aunque del ritmo nace una imagen que queda definida en las siguientes palabras: “toda forma verbal, frase o conjunto de frases, que el poeta dice y que unidas forman un poema”, y ese poema abre realidades. Libro imprescindible para cualquiera que busque comprender mejor el fenómeno poético.

Los hijos del limo

El objeto del libro es la poesía modernista, pero Paz nos regala mucho más que eso en este texto. Para comprender el movimiento damos un paseo por la historia desde el Romanticismo hasta el tiempo que quiere comprender. Con su acostumbrada agudeza y la fina pluma que siempre le caracterizó, Paz va desgranando las características de un movimiento literario al tiempo que muestra el suelo fértil de donde ha podido surgir. La música de fondo, porque al final es el ritmo lo que importa, son las motivaciones que se encuentran en temas como la libertad y la religión. “Negación de la religión: pasión por la religión” nos dice el escritor mexicano. Las contradicciones son una herida para una modernidad que abraza la crítica como su mayor y mejor instrumento. Un texto fascinante y muy completo donde tampoco faltan reflexiones sobre la poesía y elementos tales como la analogía.

Puerta del ser: abre tu ser, despierta/aprende a ser también, labra tu cara/trabaja tus facciones, ten un rostro/para mirar mi rostro y que te mire/para mirar la vida hasta la muerte. Piedra de sol

La llama doble

Otra de las facetas de Octavio Paz es la del viajero. Su estancia en la India le ha servido para nutrirse de referencias más allá de la tradición cultural de Occidente. En este libro puede notarse el dialogo de tradiciones en su interior y los frutos que trae consigo. Sexo, erotismo y amor, una trinidad de conceptos que son visitados desde distintos ángulos. Tres puntas que se dirigen a un mismo sitio, lanzas que hieren mostrando la esencia de la vida: “El fuego original y primordial, la sexualidad, levanta la llama roja del erotismo y ésta, a su vez, sostiene y alza otra llama, azul y trémula: la del amor. Erotismo y amor: la llama doble de la vida.” La perspectiva de la Grecia antigua, el peculiar desarrollo del amor cortés y la visión tántrica de Oriente, son algunas de las líneas que se encuentran en el texto. Todo para entregarnos un cuadro completo y colorido donde la sexualidad, el amor y el erotismo danzan dando a la vida una dinámica.

La poesía nos hace tocar lo impalpable y escuchar la marea del silencio cubriendo un paisaje devastado por el insomnio. La llama doble

Hasta aquí la recuperación de Paz. Espero que encuentres en estas líneas la motivación para acercarte a un autor de intuición privilegiada y de trato recurrente con la inspiración. Al final, no hay mejor manera de recordar que dar vida de nuevo al autor tomando uno de sus libros en la mano. Los dos primeros libros puedes encontrarlos en el primer tomo de sus obras completas que se titula La casa de la presencia. Si te animas te auguro un viaje placentero y estimulante para el intelecto. ¡Buena lectura!

Carlos Girón

Eterno aprendiz de brujo. Compartiendo en este labloginto las inquietudes de un cuerpo que se cree espíritu y un espíritu que se pierde entre los pliegues de un cuerpo.

3 comentarios

  1. Pingback: Sobre "Los hijos de la Malinche" de Octavio Paz

  2. Pingback: #Follamantes, la poesía de Carlos Salem sin etiquetas

  3. Pingback: Tinto de verano con Octavio Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.